Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Reagan, el actor que revolucionó la Casa Blanca

Logotipo de La Vanguardia La Vanguardia 05/06/2014 Teresa María Amiguet

“¿Dónde está lo que me falta?”, preguntaba un acongojado Ronnie en Abismos de pasión. El joven intérprete Ronald Reagan estaba firmando sin saberlo su sentencia de muerte actoral. El diálogo de aquella película, rodada en 1942, sería una metáfora de sus insuficiencias como actor y 16 años después le pasaría factura. Aquel cowboy no tenía lo que había que tener para ser una estrella: ambición.

Pero no solo de Hollywood vive el actor y así lo demostró nuestro Ronnie al convertirse en el 40º presidente de Estados Unidos el 20 de enero de 1981.

Toda aquella ambición relegada había pugnado por salir a la luz y la ocasión lo mereció sobradamente. Aquel segundón convertido en premier se impuso como objetivo dar un impulso al pueblo estadounidense y, sabedor de su poder de seducción y sus dotes de ‘gran comunicador’, se puso manos a la obra, dispuesto a levantar la moral del país, inyectarle optimismo y llevarle a la victoria en la guerra fría contra el comunismo. En pro de ello decidió centrar su mandado en la recuperaciónde su diezmado bienestar económico. Lo dejaba muy claro en el discurso de su toma de posesión: ‘Ya es hora de dar marcha atrás en el crecimiento de la acción del Gobierno… Nuestro objetivo ha de ser una economía sana, vigorosa y en desarrollo’.

Y así lo hizo. Tras lidiar hábilmente con el Congreso, obtuvo una legislación conocida comoreaganomics, basada en las doctrinas liberales de estimulación del crecimiento económico, la reducción de la inflación, el aumento del empleo y la fortaleza de la defensa nacional. Como era de prever, esta política económica, centrada en el recorte de los programas sociales y que trocaba totalmente el papel del Estado en la economía, no hizo sino aumentar las rentas de los más ricos. Así su herencia fiscal, rebautizada por Bush padre como ‘economía vudú’, resultaría un auténtico fiasco. Sus víctimas se contarían a miles a en la década de los 90, cuando 12 millones de niños estadounidenses —una cuarta parte del total— vivieron en la pobreza, mientras que la renta neta del 1% de los contribuyentes más ricos subía un 87 % y la de aquellos con menos ingresos caía el 5%.

Pero para Reagan, adalid del más ferviente optimismo, ‘lo mejor siempre está por venir’ y logró contra todo pronóstico arrasar en dos elecciones. Sus detractores no lograron empañar su imagen. Con su simpatía y telegenia, consignas sencillas y patriotismo ferviente, Reagan había devuelto la confianza a la nación tras casi dos decenios de traumas colectivos (el espionaje presidencial del Watergate) y reveses exteriores (la humillante y sangrante derrota en Vietnam, o el episodio del secuestro de la embajada de Teherán).

Ronnie, el presidente más espectacular de EE. UU., gobernó su país desde 1981 hasta 1989. Cinco años después de abandonar la Casa Blanca se despidió tras anunciar a su país y al mundo que sufría Alzheimer. Con la maestría que le permitió conquistar al pueblo llano el presidente más popular de la historia de Estados Unidos se despedía con este mensaje: ‘Ha comenzado el viaje que conducirá al crepúsculo de mi vida’.

El 5 de junio de 2004 Ronald Wilson Reagan fallecía víctima del Alzheimer en su casa de California a los 93 años, convirtiéndose en el presidente más longevo de Estados Unidos.

Sus restos descansan junto a los de su segunda esposa, Nancy Davis, en la BibliotecaPresidencial de Simi Valley.

Rehabilitado como líder con el paso del tiempo, en la memoria de los estadounidenses prevalece como el restaurador del orgullo de la nación, por su encanto y seducción en el ejercicio del poder, su optimismo y su sentido del humor. ‘Espero que no sean republicanos’, había espetado a los médicos que le atendieron tras el atentado sufrido en 1981. El bueno de Ronnie, siempre en la brecha.

Destacamos las fechas clave de su presidencia:

1981


20 enero - El día de su investidura los 52 norteamericanos retenidos en Teheran durante 444 días son liberados.
30 marzo -  Atentado contra Reagan, gravemente herido por John Hinckley, un joven que pretendia impresionar a la actriz Jodie Foster.
1 diciembre - Asistencia a los Contras, rebeldes que luchan contra los sandinistas en Nicaragua


1982


8 junio - Discurso ante el Parlamento británico: Reagan declara la guerra en todo el mundo contra el comunismo


1983


8 marzo - Califica a la URSS de 'imperio del mal'
23 marzo - Lanzamiento de la Iniciativa de Defensa Estratégica, programa de defensa antimisiles calificada de 'guerra de las estrellas'
23 octubre - Cerca de 200 soldados norteamericanos muertos en un atentado suicida en Libano.
25 octubre - Estados Unidos invade Grenada
14 noviembre - Instalacion de los primeros misiles de crucero en Inglaterra
1984
6 noviembre - Reagan es reelegido de para un segundo mandato.


1985


7 /10 octubre - El buque 'Achille Lauro' es secuestrado por un comando palestino. Matan a un pasajero norteamericano. Cazas americanos obligan al avión donde huyen los secuestradores a aterrizar en una base en Sicilia
19 noviembre - Primera cumbre entreReagan y Gorbachev en Ginebra


1986


5   abril -  Atentado contra 'La Belle' una discoteca norteamericana en Berlín.
14 abril -   Bombardeo norteamericano de bases militares libias.
11/12 octubre- Cumbre ruso-norteamericana en Reykjavik.
Noviembre - Escándalo del Irangate, venta secreta de armas a Iran para financiar la guerrilla antisandisnista.


1987


12 de junio - En un discurso en Berlín Reagan pide a Gorbachev que destruya 'el muro'



1988


3 julio - Un navío norteamericano dispara en el Golfo por error contra un avion comercial iraní: mueren 290 personas


1989


20 enero - Cesión del poder a George Bush

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon