Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Red Bull se la vuelve a jugar a Kvyat

Logotipo de EL PAÍS EL PAÍS 26/09/2017 Oriol Puigdemont
Kvyat, durante el Gran Premio de Singapur. © Clive Mason Kvyat, durante el Gran Premio de Singapur.

Red Bull se la volvió a jugar a Daniil Kvyat, el piloto que en su día pasó por delante de Carlos Sainz en la carrera que ambos mantuvieron para hacerse con uno de los dos coches de Toro Rosso con vistas a 2014, y que tres años después tiene todos los números de acabar desquiciado. En una decisión de última hora, la segunda escudería de Red Bull anunció que el monoplaza del corredor ruso pasará a manos de Pierre Gasly este fin de semana, en Malasia, y también con vistas al próximo gran premio, el de Japón, la semana que viene.

MÁS INFORMACIÓN

  • Carlos Sainz ya no es un junior
  • ESPECIAL FÓRMULA 1

Con esta maniobra, la cúpula del búfalo rojo pretende poner a prueba a dos de las opciones que tiene para completar la alineación de pilotos del año que viene, más abierta que nunca tras el anuncio de la salida de Carlos Sainz, que pasará a competir con Renault.

Gasly, francés de 21 años y actual campeón de GP2 con Prema, es uno de los últimos miembros del Junior Team, la estructura de formación de la marca energética que prepara pilotos para el asalto a la Fórmula 1. Gasly, de cualquier forma, no tiene previsto participar en el Gran Premio de Estados Unidos, programado para el fin de semana del 22 de octubre, puesto que debe asistir a la final del campeonato japonés de Super Fórmula.

Este juego de sillas vuelve a cebarse con Kvyat, que ya perdió su plaza en Red Bull antes del Gran Premio de España de 2015, cuando los gerifaltes del equipo decidieron intercambiar su bólido con el Toro Rosso que por aquel entonces pilotaba Max Verstappen, en su debut en la F-1. Desde ese momento, el rendimiento del corredor de Oufa cayó en picado, aunque nunca quedó tan expuesto como en este 2017: los cuatro puntos que figuran en su casillero le dejan el antepenúltimo en la tabla general y contrastan con los 48 que lucen en el de Sainz, que circula el noveno.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon