Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Refundar el colegio contra el fracaso escolar

Logotipo de EL PAÍS EL PAÍS 13/06/2014 Ivanna Vallespín

Volver a empezar. Es lo que vivirá la escuela Pompeu Fabra del Prat de Llobregat. Cuando acaben las clases y las evaluaciones, el colegio cerrará sus puertas para volverlas a abrir en septiembre en el mismo sitio y con los mismos alumnos, pero con otro nombre, un nuevo proyecto educativo y todo el equipo de profesores renovado. Se trata de una medida extrema que ha tomado el Departamento de Enseñanza para intentar los malos resultados académicos que acumulaba el centro. “Creemos que los más necesario era hacer un reset”, ha explicado la consejera Irene Rigau, que ha aclarado que la actual plantilla tendrá preferencia para optar por vacantes en escuelas del mismo municipio.

La decisión se ha tomado en el marco de las auditorías pedagógicas a las que la Generalitat está sometiendo a 96 centros. Se trata de escuelas públicas de primaria donde alrededor de un tercio del alumnado suspende en todas las materias básicas, lenguas y matemáticas. En total son 8.000 alumnos. Enseñanza ha recopilado ya la información de estos centros y en breve enviará las recomendaciones a realizar el próximo curso y de aquí a un año se hará balance. Entre las modificaciones que se producirán hay aumento de profesorado (en 15 de los centros), cambios organizativos y más asesoramiento.

Rigau ha destacado que estos centros sometidos a auditorías ya han empezado a mejorar sus notas de forma palpable este curso. Así lo muestran los resultados de las evaluaciones de competencias en sexto de primaria, presentados este viernes. Según las estadísticas del Departamento estos centros presentan una mejora de casi el doble que escuelas parecidas. Se trata de una progresión que sorprende ya que de hecho este centenar de colegios todavía no ha cambiado nada de sus métodos, de hecho no lo harán hasta el próximo curso. Rigau ha achacado la mejora a la “motivación” y a una “cuestión actitudinal”. “Solo con saber que su problema es nuestro problema, ya funciona. Se trata de motivarnos todos para mejorar”, ha terciado la consejera.

En cuanto al resto de colegios, las evaluaciones de sexto de primaria –que pasaron 72.000 alumnos en mayo- se percibe una ligera mejora generalizada en todas las materias y en todos los perfiles (sexo, por tipo de centro y perfil de alumno). Las matemáticas son las que registran un mayor aumento de nota media (de 76,3 a 81) y es a la vez la más alta, ya que las tres lenguas rondan el 75. También hay una reducción de la franja de alumnos con peores resultados, que ha bajado en todas las materias, excepto el inglés, del 15%, un máximo deseable según la Unión Europeo. En lengua inglesa todavía es del 15,9%.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon