Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

"Repsol ha invertido 4.000 millones de euros en el refino en España, situando el país entre los más preparados del continente europeo"

La Vanguardia La Vanguardia 02/06/2014 null

"Ha habido una fuerte caída de la demanda de combustible en el periodo 2007-2013 y será muy difícil recuperar los niveles previos a la crisis”. Así lo ha afirmado Nemesio Fernández-Cuesta, el director Comercial, Química y Gas & Power de Repsol en la sesión que patrocinan EY y La Vanguardia. El motivo de la afirmación de Fernández-Cuesta es que gracias al sector de la construcción, en parte, había mucho flujo de transporte; y al reducirse esta actividad con la crisis económica, el consumo se ha reducido y se prevé que se mantenga plano en los próximos años. En consecuencia, han aumentado mucho las exportaciones de productos petrolíferos.

Fernández-Cuesta ha afirmado, además, que, aunque puede decirse que hay reservas de petróleo para 53 años, estas han aumentado un 26% en los últimos años. En cuanto al gas, estima que las reservas son para 200 años. “No se van a acabar ni el petróleo ni el gas”, y añade: “La edad del petróleo no se acabará por la falta de petróleo”.

Que las reservas de petróleo sean más accesibles es, según Nemesio Fernández-Cuesta, debido a varias causas: la primera es el desarrollo tecnológico, que ha permitido, entre otros, pozos exploratorios para aguas profundas; la segunda los análisis sísmicos y el avance en supercomputación (destaca que después del sector de la defensa, la industria perforadora es la que utiliza más esa tecnología); y, finalmente, el gran avance en fraking o fracturación hidráulica.

Esta última tecnología, defiende el director general Comercial, Química y Gas & Power de Repsol, “se ataca por la gran cantidad de consumo de agua y la afectación a los acuíferos” pero, según él, “esa persecución es infundada ya que los acuífero que consumimos habitualmente no están a tanta profundidad como los perforados mediante la técnica del fraking”.

“En 2024 o 2025, Estados Unidos no necesitará crudo de importación”, explica Fernández-Cuesta y añade que “por primera vez desde 1946 Estados Unidos es exportador neto de productos”. Como consecuencia, en Europa, explica, “se están cerrando refinerías, pero no es el caso de España, donde Repsol ha invertido 4.000 millones de euros, situando el país entre los más preparados del continente europeo.

Otro dato a tener en cuenta, es que Estados Unidos ha empezado a exportar carbón barato, lo que ha hecho que Europa, recientemente, aumente sus emisiones y Estados Unidos no.

España tiene una infraestructura muy sólida pero sin interconexiones con Francia. Según Fernández-Cuesta, “ Francia tiene una fuerte industria de nucleares que compite con el gas, y resulta una negociación complicada”. “El hub ibérico de gas es una necesidad imperiosa”, ha añadido.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon