Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Respeto en juego en Europa

Logotipo de La Vanguardia La Vanguardia 27/09/2017
El Barcelona pisó ayer el terreno de Alvalade, donde hoy buscará un nuevo triunfo que le consolide en la Champions © Image LaVanguardia.com El Barcelona pisó ayer el terreno de Alvalade, donde hoy buscará un nuevo triunfo que le consolide en la Champions

Dice la historia que José Alvalade, el fundador del Sporting de Portugal, era miembro de una de las familias de más alcurnia de Lisboa, con lo que el club se convirtió en el hogar de la aristocracia y la alta burguesía en contraposición con el Benfica, el equipo del pueblo. Traducido al fútbol la primera clase es la Champions, un vagón de lujo donde el respeto es muy importante. No es que los rivales se lo hayan perdido del todo al Barça pero el conjunto de Ernesto Valverde tiene en su mano comenzar a acrecentarlo fuera de casa en Europa. Las dos últimas salidas del conjunto blaugrana por el continente fueron un auténtico túnel del terror, con el 4-0 en París y el 3-0 en Turín como ejemplos palpables de que la etapa anterior se encontraba en el crepúsculo. Ahora, metido en otra dinámica y con la ilusión retroalimentada, el Barcelona quiere sumar una nueva victoria seguida a las siete que acumula entre la Liga y la Copa de Europa. Supondría una prueba de carácter y un buen acelerón para dominar el grupo en solitario.

“El Sporting es un equipo muy fuerte, hay que tener cuidado con sus jugadores exteriores. Es un equipo rápido, acostumbrado a dominar. Saben tener el control y jugar a la contra, porque se despliegan bien. Tenemos que estar atentos”, analiza Valverde. El técnico blaugrana, que huye de cualquier protagonismo personal, aboga por atar otro triunfo, no para engordar sus estadísticas, sino para que “todo siga siendo de color de rosa porque cuando no ganas cambia el color y haces lo mismo y entonces se dice que lo haces todo mal”.

Una victoria solidificaría más el proyecto de Valverde y permitiría al Barça mandar en solitario

El Alvalade no parece tan fiero como el Parque de los Príncipes o el Juventus Stadium, sobre todo por la entidad en cuanto a nombres del rival, pero bien hará el Barça en no fiarse ni un pelo. “Preferimos no mirar las cosas negativas del pasado pero esperemos que esas derrotas de entonces nos sirvan de acicate”, valoró Valverde. El primer desplazamiento en la Champions suele ser como ir al dentista a sacarse una muela y las 50.000 entradas para el partido hace días que están agotadas, según anunció el Sporting, que también atraviesa un buen momento y que tampoco ha perdido ni en su liga (seis victorias y un empate) ni en Europa (victoria 2-3 contra el Olympiacos).

Ya firmaría con los ojos cerrados el Barcelona completar una actuación tan plácida y tan convincente como la de su última visita a los leones, un 2-5 del año 2008. De los que jugaron aquel día sólo quedan de blaugrana Messi, Piqué y Busquets. Por cierto, los dos primeros vieron puerta en ese encuentro y los dos últimos se espera que regresen esta noche al once inicial tras ser dosificados en Girona. No deben ser los únicos cambios en una alineación en la que también podría entrar Semedo y en la que Denis Suárez y un Deulofeu necesitado de confianza se disputarían un puesto en la vanguardia. “En el caso de los delanteros a veces el juego no te sale y todo es una cuestión mental. Haces un gol o una jugada y ya te empieza a salir todo bien. Es cuestión de que Deulofeu mantenga la fe en sus posibilidades”, razona Valverde.

Hace días que se acabaron las entradas y el Sporting tampoco ha perdido ni en la Liga ni en la Champions

En Lisboa, como antes en Girona y antes en tantos sitios, lo que se comenta hasta la saciedad es cómo parar a Messi, si con un marcaje zonal más convencional o con una trampa individual, como el sábado en Montilivi. Al respecto Jorge Jesus, entrenador del Sporting, niega ningún plan especial para frenar a Leo, aunque el pivote argentino Battaglia puede estar muy pendiente de un Messi que atrapará a Puyol como tercer jugador con más partidos en la historia del Barça, con 593.

“Messi se siente más cómodo cuando se le aplica un marcaje zonal porque se ve con más espacio, pero si le haces una marca al hombre entonces te arriesgas a que no puedas frenar al Barça, el mejor equipo del mundo en juego posicional, como colectivo”, explica Jesus. Estando en la casa en la que debutó en la élite Cristiano Ronaldo no fue de extrañar que el nombre del portugués saliera a colación. “Los dos son extraterrestres, tanto Leo como Cristiano. Ronaldo ocupa zonas de referencia que son más fáciles de detectar y Messi se mueve de forma inteligente por zonas más indetectables y eso dificulta más el poder frenarlo. Pero los dos dan grandes problemas”, se extendió Jesus, que en su etapa al frente del Benfica cayó 0-2 ante el Barcelona en 2012. Mucho antes estuvo un mes en Barcelona aprendiendo del Barça de Cruyff. “Era mi gran ídolo. La escuela del Barça empezó con él. Ya no está entre nosotros pero será siempre una gran referencia”, elogió el técnico portugués.

En la casa en la que debutó Cristiano Ronaldo muchos ojos se fijarán en Messi y en su marcaje

Delante del Barça estarán los clásicos Mathieu, con ansias de revancha, y Coentrão, como futbolistas más conocidos, aunque el Barça no tendrá que perder de vista al centrocampista Bruno Fernandes (“dispara muy bien desde fuera del área, mete muchos golazos”, le ensalzó Valverde) y al gigantón Bas Dost, el holandés que pugnó con Messi la pasada campaña por la Bota de Oro. Pero en Portugal se apunta a que Dost, más estático, igual cede su sitio al marfileño Seydou Doumbia, más móvil. “Las dos posibilidades son factibles. También tendré en cuenta quién puede frenar el juego de construcción de Busquets”, afirma Jesus. Tras caer con estrépito en tres de sus últimas cuatro salidas europeas (cabe recordar también el 3-1 ante el Manchester City) vuelve el Barcelona a pasear su fútbol por Europa. El liderato y el respeto están en juego.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon