Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Reyes y Llull abrochan la primera

El Mundo El Mundo 30/05/2014 ANDRÉS ARAGÓN

Después de la primera vuelta inmaculada, el mejor arranque de curso y la mejor temporada regular de la historia, sólo estaba el folio en blanco. Llegaron los playoffs y el Real Madrid sólo tenía dos cosas en la maleta: el factor cancha y esa zozobra que ha seguido a la dolorosa derrota en la final de la Euroliga. El inicio de la pelea por el título cogió al equipo de Pablo Laso velando todavía por las heridas que sufrió Milán, las físicas -Rudy Fernández fue baja por una fisura en el dedo- y las anímicas. Afectado todavía por esa falta de pulso que ya dejó ver contra el Unicaja, el equipo blanco ganó entre luces y sombras el primer asalto contra el CAI Zaragoza (78-70).

El Real Madrid vivió por oficio y sentenció por talento. Dos veces estiró el marcador desde la defensa y dos veces remó el CAI para mantenerse pegado. El equipo blanco maniobró en un continuo sube y baja, alternando momentos de claridad en ataque con repentinos bajones de tensión, mitad descuidos y mitad mérito de la disciplina aragonesa en defensa. El último de esos arreones dejó al equipo de José Luis Abós a sólo tres puntos gracias a un parcial de 0-11 en el último cuarto (52-55), hasta que Sergio Rodríguez y Sergio Llull rompieron con tres triples consecutivos esa defensa en zona que había nublado el Palacio (58-69).

Hasta entonces el Real Madrid se había sostenido sobre los hombros de Felipe Reyes, que suplió la falta de inspiración con su habitual ráfaga de actitud. El capitán del equipo blanco (18 puntos, 6 rebotes) derrochó actividad y acierto sobre el parqué, enganchando los rebotes que en su ausencia recogía el CAI Zaragoza, anotando en la pintura y hasta corriendo un contragolpe por delante de todos. Fue el asidero más estable para un conjunto que aún metido en esa zozobra sufrió para despejar los altibajos. No pudo, sin embargo, contrarrestar la ya frecuente debilidad del cuadro de Pablo Laso en la defensa interior, incluso ante un rival que esta temporada perdió por lesión a Henk Norel y por traspaso a Giorgi Shermadini.

Sanikidze: 12 puntos, 12 rebotes

Especialmente dañina resultó la hiperactividad de Viktor Sanikidze (12 puntos, 12 rebotes), veterano prematuro por aspecto y por juego más que por edad (28 años). El ala-pívot georgiano puso en problemas por movilidad y garra al juego interior del Real Madrid, mientras que Joseph Jones lo hizo por kilos en el último cuarto. En una noche aciaga en el tiro el CAI Zaragoza, uno de los más equipo más peligrosos desde la línea exterior, supo acomodar su plan de juego para explotar una de las debilidades más persistentes del conjunto blanco.

El Real Madrid completó el pleno de victorias locales en la primera jornada de los playoffs, acompañando los triunfos de Valencia Basket, Barcelona y Unicaja el pasado jueves. Todos parten con ese mismo folio en blanco, enterrada ya una temporada regular que poco atañe a la lucha por el título. Y el equipo de Pablo Laso llega con esa maleta en la que cabe el factor cancha y todavía colea esa dolorosa derrota de la Euroliga. La victoria contra el CAI Zaragoza podría ser el analgésico que buscaba.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon