Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Richard Rogers sobre la 'operación Chamartín': "Es una oportunidad única para Madrid"

Logotipo de El Mundo El Mundo 25/09/2017 LUIS M. DE CIRIA

La oficina técnica de Distrito Castellana Norte (DCN), empresa promotora del megaproyecto urbanístico popularmente conocido como operación Chamartín, bautizado ahora oficialmente como Madrid Nuevo Norte, registra estos días una actividad frenética. Un equipo formado por arquitectos, ingenieros y urbanistas trabaja con la vista puesta en el próximo mes de diciembre, cuando deben tener redactado el nuevo planeamiento urbanístico de este ámbito. El objetivo pasa por presentarlo al Ayuntamiento de Madrid antes de final de año y, siguiendo el calendario acordado, contar con su aprobación inicial a primeros de 2018.

El ambiente de trabajo habitual de esta oficina se vio alterado el pasado jueves con la visita del prestigioso arquitecto británico Richard Rogers, fundador del estudio Rogers Stirk Harbour + Partners (RSH+P), encargado de la redacción del masterplan que define las líneas maestras del futuro desarrollo urbanístico, quien compartió durante un desayuno con los técnicos de la compañía, profesores y estudiantes universitarios su visión sobre el urbanismo en general y sobre esta actuación llamada a transformar la ciudad de Madrid en particular.

Después, este diario tuvo la oportunidad de recorrer con el arquitecto y una pequeña comitiva los terrenos donde se llevará a cabo la actuación y observarlos desde las alturas de una de las Cuatro Torres.

El octogenario arquitecto, quien se define a sí mismo como "un apasionado de las ciudades más que un arquitecto", conocido mundialmente por ser uno de los padres del urbanismo sostenible y autor de joyas como el Centro Pompidou en París o la T4 en Madrid, asegura que "este proyecto no es simplemente un desarrollo de viviendas y oficinas, sino un nuevo modelo urbanístico para crear ciudad".

Rogers defiende la necesidad de apostar por "la ciudad compacta", no sólo porque consume menos recursos y es más eficiente que la ciudad que se expande, sino porque "facilita el contacto entre las personas". "Los seres humanos necesitamos estar en contacto con otros seres humanos y las ciudades deben facilitar esas relaciones", asegura, al tiempo que recuerda que las zonas más prósperas y valoradas de las urbes siempre son las más densamente pobladas.

En esta línea, el veterano arquitecto cree que Madrid -en su opinión "una de las ciudades más dinámicas de Europa"- tiene ante sí "una fantástica oportunidad de convertir una enorme herida que la parte en dos en una nueva ciudad dentro de la ciudad". Para Rogers, esta actuación, que se convertirá en el mayor proyecto de regeneración urbana de toda Europa, situará la capital de España a la altura de las grandes metrópolis internacionales y se convertirá en un modelo urbanístico a seguir.

Un centro de negocios de referencia

Respecto a la necesidad de que la ciudad cuente con un gran centro de negocios, como el que plantea Madrid Nuevo Norte, Rogers recuerda que "Madrid todavía no tiene un distrito financiero al nivel del de otras grandes capitales". Y en su opinión, esta carencia de oferta de oficinas de calidad limita la capacidad de la capital española para atraer empresas y talento.

Según el arquitecto, las características más importantes de un centro de negocios deben ser "su centralidad y su conectividad". Aspectos que, en su opinión, este proyecto cumple sobradamente tanto por su emplazamiento como por contar "con la mayor infraestructura ferroviaria de la ciudad y su avenida más importante", en referencia la Estación de Chamartín y al Paseo de la Castellana, ejes sobre los que pivotará el nuevo desarrollo urbanístico. Además, el nuevo distrito de negocios que se plantea contará con usos mixtos para que tenga vida a todas las horas del día y en todos los días de la semana.

Para el arquitecto, Madrid Nuevo Norte es también una oportunidad para crear un nuevo paradigma de movilidad para la capital, fomentando la accesibilidad, la proximidad, la conectividad norte-sur y este-oeste y el transporte público, peatonal y de bicicletas. "En Manhattan el 15% de la población va caminando a trabajar y tenemos que tender a este modelo", explica Rogers.

© Proporcionado por elmundo.es

Respecto al retraso que acumula esta actuación desde que ésta se planteó en 1993, Rogers recuerda que todos los grandes proyectos urbanísticos suelen tener periodos de gestación largos, porque hay que conciliar muchos intereses y voluntades distintas. En su opinión, ahora es el momento adecuado para que Madrid Nuevo Norte despegue, gracias al consenso alcanzado entre todas las partes sobre qué proyecto necesita Madrid y cómo hacerlo.

El acuerdo avanza a buen ritmo

Precisamente, el mismo día que Richard Rogers visitaba el proyecto se celebró la primera de las mesas de información en las que DCN, Adif, representantes de los vecinos y el Ayuntamiento se ponen al día de los avances. Según fuentes presentes en dicho encuentro, en el mismo se evidenció el compromiso de Ayuntamiento de Madrid con el nuevo proyecto y con los "ajustados" plazos pactados para su aprobación.

Este apoyo supone un cambio de postura frente al firme rechazo que mostró ante el último proyecto aprobado inicialmente por la anterior corporación municipal de Ana Botella y que surge del

acuerdo alcanzado este mes de julio

, mediante el cual se reduce la edificabilidad del ámbito y se sitúa el distrito de negocios junto a la Estación de Chamartín, que será renovada por completo para convertirse en un centro de transportes de primer nivel.

Leer

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon