Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Rosberg aprovecha el tirón

EL PAÍS EL PAÍS 07/06/2014 Oriol Puigdemont

Para conseguir detener la racha de cuatro victorias de carrerilla que encadenaba Lewis Hamilton, Nico Rosberg, su compañero en Mercedes, se pasó de frenada en una de las curvas de Montecarlo durante la cronometrada de la última carrera, y aparcó su monoplaza en uno de los callejones del Principado, obligando a todos los pilotos que circulaban por detrás a levantar el pie del acelerador. Con esta maniobra se llevó la ‘pole’, una ventaja prácticamente decisiva en Mónaco, y el domingo sumó su segunda victoria del curso y recuperó la batuta del campeonato que había perdido dos semanas antes, en Montmeló. La machada merecía una celebración por todo lo alto, más aún en la ciudad que ha visto crecer al piloto alemán y en la que vive con su prometida, Vivien. Los dos cenaron aquella tarde con el príncipe Alberto de Mónaco y Charleen Wittstock, su esposa, antes de dirigirse a uno de los clubes más exclusivos de la capital. Allí se encontró con una veintena de sus amigos del colegio y también con Hamilton. El mosqueo del británico era tremendo. Se sentía estafado por Rosberg, quien a su entender había jugado sucio, y poco respaldado por la escudería por habérselo permitido. En aquella fiesta, mientras el chico de Tewin se mantuvo en un rincón con su pareja, el germano lo dio todo.

Entre la carrera y la fiesta, Rosberg se tomó el lunes para descansar y recuperarse, y el martes se desplazó a la concentración que la selección alemana de fútbol realizaba en Bozen (Italia). La marca de la estrella es uno de los proveedores del combinado entrenado por Joachim Löw, y ambas partes querían aprovechar la ocasión para grabar algunos vídeos promocionales. Rosberg se puso al volante de uno de los coches con Julian Draxler como acompañante, mientras que Pascal Wehrlein, corredor del DTM, le seguía de cerca con Benedikt Hoewedes de copiloto. En un momento dado, Rosberg tuvo que realizar un frenazo imprevisto y Wehrlein se vio obligado a dar un volantazo y salirse de la calzada para no llevárselo puesto. Desafortunadamente, su Mercedes atropelló a dos personas que se encontraban allí y que tuvieron que ser evacuadas en helicóptero. Nada más ha trascendido, aunque se sabe que ninguno de los dos hombres corre peligro. La compañía de Stuttgart entregó todo el material que registraron las cámaras de a bordo a la policía, que está investigando lo sucedido.

más información
  • Mercedes, una estrella de dos puntas
  • Rosberg pone pimienta al Mundial
  • Ferrari, perdidos desde Schumacher

Después del susto, Rosberg volvió a Mónaco y de allí se fue a Brackley, la sede de la escudería en Gran Bretaña, para seguir trabajando en el simulador antes de volar el miércoles rumbo a Canadá. La ‘fiesta’ particular que mantiene la pareja que se ha repartido todos los triunfos (seis) y las poles (siete) que se han puesto en juego vivió otro episodio más este sábado, aunque esta vez Rosberg se alzara con la pole (la tercera y la primera que logra en este escenario) de forma inmaculada; sin que nadie, ni Hamilton (segundo), ni Vettel (tercero), ni mucho menos Alonso (séptimo), pudiera decir ni mu. Cuando este domingo se enciendan los semáforos verdes (20:00 horas, Antena 3, TV3 y MovistarTV), los principales protagonistas de este Mundial volverán a la carga con alguna que otra cuenta pendiente.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon