Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Rosberg frena a Hamilton

EL PAÍS EL PAÍS 25/05/2014 Manel Serras
Rosberg frena a Hamilton © ALEJANDRO RUESGA Rosberg frena a Hamilton

Montecarlo dejó su huella en el Mundial tal como ocurre cada año. Esta vez no rompió los pronósticos porque ni apareció la lluvia, ni tuvo incidentes significativos. Apareció el coche de seguridad dos veces y pudieron verse muy pocos adelantamientos y, en cambio, bastantes abandonos entre los que se contó el de Sebastian Vettel en la séptima vuelta con evidentes problemas en el grupo propulsor. Sin embargo, nada de todo ello perturbó el resultado final. Los dos Mercedes dominaron la carrera de principio a fin y, como está sucediendo en lo que llevamos de temporada, la cuestión que debía dirimirse era cual de sus dos pilotos sería el ganador.

Esta vez, Rosberg partía con la ventaja de haber logrado la pole position el sábado y en Mónaco esta circunstancia suele ser determinante. Sin embargo, llevar a Hamilton pegado en el retrovisor crea cierta angustia a cualquier piloto. El alemán, sin embargo, pilotó de forma impecable, se mantuvo siempre en la primera posición y concluyó la carrera tal como la había empezado, es decir, liderando el gran premio. Por tanto, Rosberg, de 28 años, consiguió romper la excelente racha de cuatro victorias consecutivas de su compañero de equipo, Lewis Hamilton, y con su triunfo logró recuperar el liderato de la clasificación del Mundial. Lo que nadie pudo evitar fue el quinto doblete consecutivo de la marca alemana, que está arrasando en esta primera parte del campeonato.

Rosberg tenía muchos motivos para estar contento al final de la carrera. Durante la semana, se había desatado una guerra de declaraciones por parte de Hamilton con la clara intención de desestabilizar a su compañero. Le había echado en cara su condición de millonario desde su infancia y que había llevado una vida muy cómoda comparado con la suya, para concluir que esas circunstancias le habían hecho más fuerte mentalmente. Rosberg no respondió al envite. Se reservó para la carrera. Y su respuesta llegó en la pista. De alguna forma, en Mónaco le contestó: “Soy tan fuerte y tan buen piloto como tú”.

Su victoria fue incontestable. Salió el primero y nunca abandonó esta posición, ni siquiera cuando cambió neumáticos en el momento en que entraba en la pista el segundo coche de seguridad como consecuencia de un accidente de Sutil, que estrelló su coche en las vallas protectoras. Todos los coches entraron en el taller al mismo tiempo. Y Hamilton se quejó de que le obligaran a ello. Pero el equipo quiso preservar las posiciones de sus dos pilotos y asegurarse así el doblete. La carrera no tuvo color. Estuvo decidida desde el principio.

Por detrás, las cosas se clarificaron también bastante pronto. En la salida, Vettel y Raikkonen ganaron posiciones y se colocaron tercero y cuarto respectivamente, mientras que Alonso quedaba relegado a la sexta posición. Sin embargo, el alemán está teniendo problemas en cada carrera esta temporada y Mónaco no fue la excepción. Transcurridas tres vueltas, su coche comenzó a perder potencia y, tras pasar por el taller, Vettel acabó retirándose en la séptima vuelta con problemas en el grupo propulsor. Kimi Raikkonen se mantuvo después en tercera posición, hasta que su coche fue tocado por un Marussia, tras su paso por el taller, y se vio obligado a entrar de nuevo dos vueltas más tarde, perdiendo todas sus opciones: quedó relegado a las últimas posiciones. Y dejó el terreno libre a sus perseguidores, Ricciardo y Alonso. El asturiano corrió tranquilo, sabiendo que aspirar a más de la cuarta plaza era una misión imposible. Por tanto, se conformó y se aseguró los puntos. Ricciardo, en cambio, vio la posibilidad de atacar a Hamilton en las últimas vueltas, cuando el británico sufrió algún problema en su coche, y ofreció un duelo interesante… Pero no logró adelantarle.

Nada ha cambiado. Mercedes sigue dominando a placer, Red Bull le persigue y Ferrari persigue a Red Bull. Pero esta vez, por detrás, hubo una novedad: Bianchi acabó octavo y logró sumar los primeros puntos para Marussia. Claro que eso fue posible por los ¡ocho abandonos! que se produjeron.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon