Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Rossy de Palma: «Cuando viajo, soy una fetichista-cleptómana-chic»

Logotipo de El Mundo El Mundo 04/10/2017 CRISTINA VELASCO
© Proporcionado por elmundo.es

Se llama así misma «fetichista-cleptómana-chic» porque cada vez que viaja a un sitio nuevo, Rossy de Palma siente la necesidad de llevarse algo que le recuerde al lugar donde ha estado. Un diagnóstico que bien podría haber salido de la consulta del psicólogo de la película Toc Toc que la actriz estrena este viernes. La cinta, basada en la exitosa obra teatral del mismo nombre es una comedia coral sobre el TOC (Trastorno Obsesivo Compulsivo) tratado desde el humor y donde la chica Almodóvar encarna a una mujer maniática de fuertes convicciones religiosas.

Ya que 'Toc Toc' habla sobre diferentes manías, ¿tiene alguna a la hora de viajar? No muchas. Si voy en un avión antes de despegar lo típico de hacerte un santiguamiento que ya se me ha quedado como una inercia... aunque yo soy más de San Cucufato. La gente que lo conoce ya sabe cómo sigue. Es el único santo al que le pido cosas Para su viaje ideal, ¿avión, tren, barco o coche? Todos. Aunque el coche es el medio más peligroso. Ahora, por suerte, las carreteras están mejor pero en los años 80, ¡cuántos músicos perecieron por culpa de algunas malas carreteras! ¿Mochila o todo incluido? Ni una cosa ni otra. Soy viajera, no soy turista. No me gusta el turismo: me gusta el viaje. Cuando viaja, en su maleta no puede faltar... Me gusta llevar caftanes, sobre todo si son destinos cálidos. Me atrae mucho el orientalismo. Algo especial que le haya sorprendido en alguno de sus viajes... Me siguen dejando atónita las puestas de sol, los cielos, la naturaleza... También las ciudades, como por ejemplo Tokio, donde estuve hace mil años desfilando para Sybilla. Sólo estuve tres días, pero es como si hubiera estado ayer, me fascinó ese contraste entre el diseño súper moderno y los templos antiguos... ¿Qué tipo de souvenir le gusta traer? No soy de comprar el souvenir típico, soy muy fetichista, me encanta coger cosas que me encuentro por ahí, me gusta todo ¡eh! Me puedo encontrar en el suelo un trozo de una caja de cartón de unos tomates y lo cojo; o una piedra, un tronco, un azulejo... Soy un poco cleptómana-fetichista-chic. Como lo haces con amor, neutralizas el hecho de estar apropiándote de lo ajeno. Hace años, cuando estuve en el Foro Romano me llevé una piedrita rosa que estaba por ahí tirada. Si alguna vez se pierde, ¿dónde habría que buscarla? En unas montañas de Asturias, con vistas al Cantábrico. O en el Mediterráneo, tirada en Formentera, siempre con el mar cerca. Yo soy nacida en Palma de Mallorca y de familia asturiana-vasca. Los veranos de mi infancia los pasaba en Asturias y los inviernos en Mallorca. El mar siempre ha formado parte de mi vida. Los primeros besos, las primeras experiencias...todo pasaba ahí, al borde del mar. ¿Quiénes o quién sería su compañero ideal de viaje? Mis hijos y mi enamorado también. Es ideal viajar con alguien que te quiere y a quien quieres, es muy sano para las parejas viajar juntos. En los viajes se crece mucho y siempre se vuelve transformado. ¿Qué sitio le ha sorprendido más rodando? Galicia, rodando Julieta con Almodóvar. Esos paisajes de Redes (La Coruña), esos pueblos que no te los puedes creer. Tener esa vista desde la cocina de la casa de mi personaje, que era un paisaje real... ¡Era una barbaridad de bonito! Usted ha vivido en Francia. ¿Algún sitio especial para visitar en el país vecino? Hace poco estuve en Ardèche. Es un sitio maravilloso: montaña pura, muy salvaje, con pozas y laguitos preciosos. Rosa Elena García Echave, o lo que es lo mismo Rossy de Palma... de Mallorca ¿Por qué se puso este nombre artístico tan viajero? Fue una inspiración que tomé de mi abuela, que me llamaba Rossy y del diseñador Manuel Piña, que en los 80 me envolvió en unas telas para una sesión de fotos. En la dedicatoria de una me puso: "Para mi querida Rosa de Palma...". Me gustó como sonaba porque hacía alusión al lugar del que soy. Recuerdo que en mi primera peli con Almodóvar, La ley del deseo, todavía no era Rossy de Palma. Pedro, que era muy divertido poniendo nombres, me sugirió para los créditos: Rossy Von (en alemán suena Fon) Dona, y así apareció. Sin embargo, cuando rodé Mujeres al borde de un ataque de nervios le dije que me quería cambiar el nombre por Rossy de Palma. Me dijo medio a regañadientes: "Ah bueno, pero no te lo cambies nunca más". Salió ganando... mucho más elegante, ¿no? Entonces estaba delgadísim; no tenía el complejo de fondonismo que puedo tener ahora pero imagínate que todavía me siguiera llamando Rossy Fondona, ¡hubiera matado! ¡hubiera asesinado! De esta otra forma me he quedado con un nombre que es elegante. Palma es donde nací (en mi nacimiento llegó tarde la comadrona y mi padre me sacó. El hombre tiraba y tiraba y decía ¡estas piernas no se acaban nunca!). Palma alude también al Festival de Cannes, a las palmeras que me encantan...es de una coherencia aplastante. Además, Mallorca es una isla preciosa. ¡Y tanto!. Aún sigo descubriendo lugares nuevos como caló des Moro. Es de una belleza... ¡Una cala maravillosa! Su próximo viaje será a... Tenía que ir a México a hacer una promoción de maquillajes pero creo que lo voy a posponer. O vas a ayudar o mejor no ir. Aunque en sentido figurado, de momento, me quedo con El cantor de México, que es una opereta muy divertida que estoy representado estos días en el Teatro de la Zarzuela de Madrid. ¿Algún viaje pendiente? Mis amores son Asia: Vietnam, Tailandia, Indonesia...y África. En África tengo la suerte de tener a mi hermano en Senegal, así que siempre que puedo, voy a Dakar a visitarlo. Pero quiero conocer bien el África negra: Bostwana, la reserva de Masái Mara...

Leer

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon