Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Rubalcaba conquistó con su discurso a los diputados del PP

EL PAÍS EL PAÍS 12/06/2014 Carlos E. Cué

Ya lo dijo con ironía hace un par de semanas Alfredo Pérez Rubalcaba: “Los españoles somos gente que enterramos muy bien”. El jefe de la oposición protagonizó ayer el discurso más comentado del día, y logró algo muy inusual: algunos diputados del PP le aplaudieron varias veces, sobre todo cuando reivindicó el pacto constitucional y aseguró que el PSOE cumple sus acuerdos, también 36 años después de firmarlos. Varios diputados populares comentaban a la salida que habían tenido que contenerse porque el cuerpo les pedía aplaudirle más, pero entendían que eso podía ser perjudicial para él porque sería mal visto en las filas socialistas.

Era uno de los últimos grandes discursos de Rubalcaba en el Congreso, tal vez el último. Y en el PP, después de años de combate durísimo con él, al que le llegaron a acusar de colaboración con banda armada, ahora creen que le echarán de menos. “No le he aplaudido más por responsabilidad, porque bastante sacrificio ha hecho llegando hasta aquí después del resultado de las europeas como para que encima le perjudiquemos con nuestros aplausos”, señalaba un diputado del PP.

“Se ha mostrado en su despedida como un gran estadista. Y ha exhibido una autoridad interna mucho mayor de la prevista. Solo se le han escapado tres votos, prácticamente nada en una situación así. Es una despedida por todo lo alto”, añadía otro.

En el PP gustó el discurso de Mariano Rajoy, mucho más concentrado en las cuestiones legales, en evitar el debate Monarquía-República, y fue muy aplaudido, pero triunfó casi tanto el del líder de la oposición, a pesar de que su línea central era algo de lo que el PP no quiere oír hablar, al menos de momento: una reforma constitucional para tratar de incorporar a los que en 1978 estuvieron con la Constitución y ahora se han quedado fuera, esto es en especial los nacionalistas catalanes de CiU y la izquierda del PSOE, representada en el Congreso por IU, heredera del PCE que sí pactó y apoyó la Constitución.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon