Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Rusia exige que se detenga la operación militar ucraniana

dw.com dw.com 26/04/2014 Deutsche Welle
© 2014 DW.DE, Deutsche Welle

Moscú se ofrece a mediar para la liberación de los observadores de la OSCE, a quienes los activistas prorrusos tratan de intercambiar por militantes independentistas presos. Mientras, occidente anuncia nuevas sanciones.

El ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, subrayó la necesidad de adoptar "medidas urgentes" para rebajar la escalada de la tensión en Ucrania, en una conversación telefónica mantenida hoy con su homólogo estadounidense, John Kerry, a petición de este último.

El jefe de la diplomacia rusa le manifestó a Kerry que "en primer lugar hay que poner fin a la operación militar contra los participantes en las protestas" en el sureste de Ucrania, según informó la cancillería rusa en un comunicado. Según esta nota de prensa, Lavrov insistió en la necesidad de castigar las "acciones agresivas de los ultranacionalistas de 'Sector de Derechas".

Kerry, por su parte, reprochó a Lavrov los “provocativos” movimientos de tropas de Rusia junto a su frontera con Ucrania y que su “apoyo a los separatistas y su inflamatoria retórica están socavando la estabilidad, la seguridad y la unidad de Ucrania”.

Observadores de la OSCE

El gobierno ruso aseguró también que está llevando a cabo conversaciones para encontrar una "solución a la situación" de los observadores de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) retenidos desde ayer en la ciudad ucraniana de Slaviansk, al este del país, por militantes prorrusos. Rusia actúa "en el marco de las posibilidades existentes", informó el Ministerio de Exteriores ruso, sin dar más detalles.

Moscú criticó además que el gobierno interino de Kiev no coordinase previamente el viaje del equipo internacional de observadores al inestable este de Ucrania. "Habría sido lógico aclarar cuestiones de seguridad para zonas donde las autoridades no controlan la situación y donde se está llevando a cabo una operación militar contra los propios habitantes del país", afirma el comunicado del ministerio ruso.

Intercambio de rehenes por presos

En tanto, en Slaviansk el líder separtarista Denis Puschilin presentó ante la prensa rusa los pasaportes e identificaciones de los observadores. “En la delegación también había oficiales ucranianos, tenemos la intención de intercambiarlos por Pavel Gubarev y otros presos", afirmó Puschilin. El político prorruso Gubarev se encuentra actualmente en prisión provisional en Kiev acusado de "separtatismo".

Los servicios secretos ucranianos acusaron a los separatistas de utilizar como "escudos humanos" a los observadores retenidos. "Uno de ellos necesita un médico, pero los terroristas se lo niegan", aseguraron. Una delegación de la OSCE ha viajado hoy a Ucrania para negociar la liberación de los observadores secuestrados.

Nuevas sanciones

Mientras tanto, occidente prepara nuevas sanciones económicas contra Rusia. Los embajadores de los 28 países miembros de la Unión Europea se reunirán el lunes en Bruselas para discutir las medidas adicionales, según informaron hoy a la agencia dpa medios diplomáticos en la capital belga. Las sanciones consistirán en vetar la entrada en la UE a más funcionarios rusos y el bloqueo de sus cuentas bancarias en territorio comunitario.

Algo que Estados Unidos también ha anunciado que va a hacer: "a comienzos de la semana próxima" dará a conocer su próxima ronda de sanciones, después de haber conseguido un acuerdo en el seno del G7 (EE.UU., Francia, Reino Unido, Italia, Alemania, Canadá y Japón) para coordinar las acciones conjuntas contra la actitud de Rusia.

Echar por tierra décadas de trabajo

El ministro alemán de Relaciones Exteriores, Frank-Walter Steinmeier, advirtió del peligro de una escalada en el conflicto entre Ucrania y Rusia, que podría echar por tierra "décadas de trabajo en pos de la paz y la seguridad en Europa".

"Todos sentimos que los acontecimientos de los últimos meses podrían llevar a una ruptura, a una encrucijada para Europa", dijo Steinmeier en una entrevista que adelanta hoy el semanario "Der Spiegel". Steinmeier aseguró que nadie podía vaticinar "la rapidez con que quedamos sumidos en la peor crisis desde el fin de la Guerra Fría".

El titular de la diplomacia germana se negó a creer en la posibilidad de una "escalada militar entre oeste y este". "Pero si hoy se toman las decisiones equivocadas podría echarse por tierra el trabajo de décadas en pos de la paz y la seguridad en Europa".

LGC (dpa, Efe, Reuters, AFP)

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Deutsche Welle

image beaconimage beaconimage beacon