Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Ryanair extiende las cancelaciones de vuelos hasta marzo de 2018

Logotipo de EL PAÍS EL PAÍS 27/09/2017 Javier Salvatierra
Aviones de Ryanair en el aeropuerto de Stansted (Londres). © MATT DUNHAM Aviones de Ryanair en el aeropuerto de Stansted (Londres).

El “lío” de Ryanair con las vacaciones de los pilotos no quedó cerrado con los más de 2.000 vuelos cancelados entre el 15 de septiembre y el 28 de octubre. Lejos de ello, se va a extender a buena parte del año que viene. La aerolínea irlandesa de bajo coste anunció este miércoles que va a dejar en tierra una parte de sus aviones desde noviembre hasta una fecha indeterminada de 2018 para poner a cero los permisos, lo que le obliga a cancelaciones que afectan a cerca de 400.000 viajeros. Durante el invierno, cancelará 34 rutas, dos de ellos con aeropuertos españoles implicados. Como consecuencia, la aerolínea rebaja sus previsiones de crecimiento.

MÁS INFORMACIÓN

  • Ryanair cifra en 10.000 los viajeros que aún no han sido compensados
  • La crisis de Ryanair evidencia la nueva competencia por los pilotos
  • Uno de cada cuatro vuelos cancelados por Ryanair implica un aeropuerto español
  • Ryanair publica la lista completa de vuelos cancelados hasta finales de octubre
  • El presidente de Ryanair: “La hemos liado con las vacaciones de los pilotos”

Según informó Ryanair en una extensa nota de prensa, la aerolínea dejará de operar 25 aviones, de una flota actual de 400, desde el 1 de noviembre hasta marzo de 2018, lo que obliga a un número no especificado de cancelaciones. A partir del 1 de abril y hasta al menos el fin de la temporada de verano, en octubre, dejará en tierra 10 aparatos, de los 445 que prevé tener en flota en esa fecha. En este caso no se habla de cancelaciones, pues aún no hay reservas. Sostiene la aerolínea que esta reducción de aparatos en circulación permitirá “eliminar todo riesgo de futuras cancelaciones añadidas”, puesto que habrá “muchos pilotos y tripulaciones de repuesto”, y poner al día las vacaciones de este año, dándoselas a los pilotos que aún no las han tenido, para llegar limpia al 1 de enero. De cara al año que viene, la reorganización le permitirá, además, repartir el 40% de las vacaciones de los pilotos en el primer trimestre, para evitar que se repita el caos de este año.

Eso sí, operar con menos aviones significa cancelar vuelos —“desaceleración del crecimiento”, lo llama Ryanair—, entre noviembre y marzo, aunque la empresa no cuantifió el número exacto. “Menos de uno al día en nuestros 200 aeropuertos”, afirmó. Sí especificó una lista de 34 rutas que serán canceladas durante el invierno, dos de ellas con aeropuertos españoles implicados, Glasgow-Las Palmas y Sofía-Castellón.

Sí cifró los viajeros afectados, los que ya tenían billete, en “menos [pero cerca] de 400.000”, que se suman a los 315.000 que se quedan en tierra por las cancelaciones de la semana pasada. Ryanair aseguró que ya ha avisado por correo electrónico a todos ellos, “ofreciéndoles vuelos alternativos o reembolsos” de sus billetes. Y a todos les ha compensado con cupones de 40 euros (80 en el caso de vuelos de ida y vuelta) para que puedan volar con la compañía entre octubre y marzo. Han de reservar el viaje, eso sí, en octubre.

El plan de Ryanair, además, incluye un ajuste de capacidad a partir de abril de 2018 que durará, al menos, el resto del año. Operará entonces con 435 de los 445 aviones que tendrá disponibles. A partir de esa fecha, la venta de vuelos es mínima, por lo que se espera que el efecto en vuelos ya vendidos no sea tan drástico, aunque la empresa no dio cifras. Cabe recordar que la semana pasada, durante la junta de accionistas, el presidente de la aerolínea, Michael O'Leary aseguró que no habría más cancelaciones relacionadas con el “lío” de los pilotos.

Menos pasajeros

Los reajustes, en todo caso, pasarán factura a la aerolínea. Admitió Ryanair que las cancelaciones de septiembre y octubre le costarán cerca de 25 millones de euros, más o menos lo mismo que se va a gastar en los cupones de descuento de esta nueva tanda. A ello habrá que sumar los reembolsos de esta última ronda de suspensiones, puesto que, aunque el aviso se ha producido con al menos cinco semanas de antelación, un porcentaje de los afectados renunciará a volar en vez de ser reubicado. Además, Ryanair espera que se resientan un tanto los márgenes en los próximos dos meses por las ofertas de vuelos baratos que va a poner a la venta a partir de este fin de semana.

Finalmente, aunque mantiene su previsión de beneficios para el ejercicio 2017 en al menos 1.400 millones de euros, sí revisa a la baja los datos de tráfico. Los 131 millones de pasajeros con los que pretendía cerrar el año se quedan en 129, aún así un 7,5% más de los 120 millones del año pasado. Los 142 millones de 2018 bajan a 138.

La reestructuración también se lleva por delante una operación corporativa en la que Ryanair estaba interesada. Abandona sus planes para comprar Alitalia, la aerolínea de bandera italiana. “Hemos notificado a los administradores de la bancarrota de Alitalia que no seguiremos con nuestro interés por la firma ni haremos nuevas ofertas por la aerolínea”, afirmó Ryanair, justificando el movimiento en que debe “eliminar distracciones” y “centrarse en reparar el problema de las vacaciones”.

Por segunda vez en poco más de una semana, el presidente de la aerolína se vio obligado a pedir “sinceras” disculpas a sus viajeros. De nuevo, aseguró que “no habrá más cancelaciones de vuelos relacionadas con las vacaciones”, extendiendo la promesa a “este invierno y el verano de 2018”.

Más pilotos y mejora de salarios

Ryanair denunció en su nota las “falsas afirmaciones” sobre los pilotos hechas públicas en “ciertos medios” por “pilotos de aerolíneas de la competencia” a raíz de las cancelaciones de septiembre y octubre. La aerolínea dio las gracias a los “cientos” de aviadores que se ofrecieron a trabajar durante sus vacaciones o a desmentir públicamente esas afirmaciones.

Sobre las fugas de pilotos a otras compañías, Ryanair afirma que “menos de 100” comandantes y “menos de 160 copilotos” han dejado la aerolínea, principalmente por compañías de largo alcance, además de algunas jubilaciones. Asegura además, que ha contratado y formará a 650 pilotos más para el verano de 2018.

Finalmente, asegura que va a mejorar los sueldos (10.000 euros más para los comandantes y 5.000 para los copilotos) de las bases de Dublín, Stansted (Londres), Berlín y Frankfurt. Se dice dispuesta a hacerlo en otras bases que lo soliciten, pero no responderá “a peticiones anónimas hechas en correos no firmados” y afirma que algunos de los que le han llegado han sido enviados por pilotos o sindicatos de la competencia.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon