Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Sagan, de récord: logra su tercer Mundial consecutivo

Logotipo de La Vanguardia La Vanguardia 24/09/2017
Peter Sagan se impone en la meta de Bergen a Kristoff © Image LaVanguardia.com Peter Sagan se impone en la meta de Bergen a Kristoff

Era un domingo para hacer historia en Bergen. Y quien podía lograrlo no falló. Peter Sagan se enfrentó al mundo del ciclismo y por tercera vez consecutiva triunfó. Tras una batalla agónica de casi siete horas, todo se redujo a un duelo entre un local, Kristoff, y el mejor corredor a un día de los últimos tiempos. Ganó en el esprint el eslovaco por riñones, porque nadie gestiona la presión como él, porque la calidad que atesora este ciclista parece inigualable. Y solo tiene 27 años.

Los dos se marcharon en busca de la victoria en una llegada infinita. Michael Mathews, medalla de bronce, solo pudo verlos desde la distancia. Kristoff peleaba contra el ogro de Zilina, el hombre que aspiraba a igualar a Merkx, entre otros, con tres títulos. Sagan se adelantó unos centímetros y aunque perdió fuelle en los últimos metros, no cedió hasta llevarse el triunfo.

Sagan se convierte en el quinto grande. Capaz de ganar tres mundiales, único en hacerlo de forma consecutiva

El eslovaco se convierte en el quinto grande. Capaz de ganar tres mundiales, único en hacerlo de forma consecutiva. El italiano Alfredo Binda, los belgas Van Steenbergen y Eddie Merkx y el español Oscar Freire lo habían logrado en el pasado. Hoy se une a ellos un hombre que parece no tener techo. Y solo tiene 27 años.

La carrera fue eléctrica desde los últimos setenta kilómetros. Los belgas se encargaron de que el pelotón no viviese tranquilo y provocaron rupturas constantes. De su insistencia surgieron varias fugas con corredores de renombre. Pero unas veces Francia e Italia y otras Polonia y Holanda, dieron caza a los escapados para cohesionar al gran grupo antes de la última vuelta.

Peter Sagan saluda al público de Bergen © Proporcionado por La Vanguardia Ediciones, S.L. Peter Sagan saluda al público de Bergen Peter Sagan saluda al público de Bergen(Cornelius Poppe / EFE)

España corrió con inteligencia en el inicio y fue capaz de meter siempre a un corredor en los cortes más importantes en la última parte de la carrera. Primero Castroviejo, después De la Cruz y más tarde Lluis Mas dieron la cara, pese a que, a priori, las opciones de victoria eran escasas por la ausencia de un líder que fuese la referencia. Al final, una caída les dejó cortados y sin opciones de medalla.

En las duras rampas de la subida a Salmon Hill, un repecho de 1.400 metros al 6,4% de desnivel a diez kilómetros para la meta, el francés Julian Alaphilippe soltó un ataque fortísimo que solo pudo responder el italiano Gianni Moscon. Por primera vez un demarraje hacía daño a un pelotón exhausto. Tras los dos escapados se formó un grupo numeroso en el que ningún español pudo entrar.

Kristoff, Mathews, Trentin, Gaviria no tuvieron opción. Sagan, desaparecido durante todo el día, entró en carrera en el momento adecuado

Las diferencias era mínimas cuando Alaphillipe arrancó en la zona de adoquines. En ese momento falló la realización de la televisión noruega y hasta que faltaba un kilómetro no se pudo ver que el grupo se había compactado de nuevo. En el esprint se plantaron algunos de los mejores velocistas del momento.

Allí estaban Kristoff, Mathews, Trentin, Gaviria... Pero no tuvieron opción. Sagan, desaparecido durante todo el día, entró en carrera en el momento adecuado. Se colocó tras el noruego y lanzó el sprint. Kristoff puso toda la oposición posible, pero no pudo luchar contra la historia. El eslovaco volvió a ser infalible cuando todos tiemblan. Y solo tiene 27 años.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon