Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Salah Abdeslam, el hombre más buscado de Europa

ABC ABC 16/11/2015 Javier Escartín

Salah Abdeslam, un joven francés de 26 años residente en Bélgica, se ha convertido en apenas unas horas en el hombre más buscado del planeta. Según las autoridades francesas, Salah participó en tareas logísticas y fue el responsable del alquiler del vehículo en el que los terroristas se trasladaron a la sala de fiestas Bataclan, escenario más sangriento de los atentados que provocaron al menos 131 muertes el pasado vierne en París. Aunque fue controlado en la frontera con Bélgica el pasado sábado junto a otros dos individuos, los aduaneros belgas les dejaron marchar y, desde entonces, se encuentran en paradero desconocido.

La Policía ha difundido una fotografía suya para que la ciudadanía colabore en su búsqueda y captura. El sujeto mide 1,75 metros, tiene los ojos marrones, es «considerado peligroso» y «se ruega a la población que no intervenga por su cuenta», según la descripción. Además, la Policía pide que todo aquel que tenga cualquier información que pueda ayudar a su localización se ponga en contacto con el teléfono de emergencia 197.

Esta noche, la policía francesa registró varios domicilios de la localidad de Bobigny, en las afueras de París, y en otras localidades como Toulouse, Grenoble, Bonigny y Jeumont. Según «France Info», los registros han tenido lugar sin que por el momento se hayan dado más precisiones sobre sus resultados ni el objeto de los mismos.

Tres hermanos bajo sospecha

Salah Abdeslam es el hermano menor de uno de los terroristas que se suicidó en los ataques, de nombre Ibrahim Salá, según han confirmado fuentes policiales a «Le Monde». Su hermano Ibrahim, de 31 años (30 de julio de 1984) y nacido en Francia, alquiló en Bélgica el Seat León empleado en la matanza y murió al hacer estallar su carga explosiva en el ataque al restaurante Le Comptoir Voltaire, en el bulevar Voltarie, según ha informado la Fiscalía. Además hay un tercer hermano, detenido por la Policía belga en una operación realizada en el barrio de Molenbeek, pero su nombre no ha trascendido.

La Policía de Francia ha informado también a las fuerzas de seguridad españolas de que Salah podría tener la «intención» de entrar en España para escapar del control francés. Sin embargo, el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, informó anoche de que «por el momento» no hay ninguna búsqueda en España ni de Salah Abdeslam ni de ningún otro presunto participante o colaborador en la matanza de París. En declaraciones a 'El Objetivo' de la Sexta, recogidas por Europa Press, Fernández Díaz trasladó a los españoles un mensaje de tranquilidad aunque ha reconocido que sería «faltar a la verdad» decir que España es «ajena a la amenaza» del Estado Islámico.

Salah Abdeslam sería así el octavo terrorista que mencionó Estado Islámico en el comunicado donde reivindicaba la autoría de los atentados de París. Los otros siete murieron durante el ataque. Las autoridades francesas han identificado hasta el momento a cinco de los autores de la matanza: Ibrahim Abdeslam, hermano del huido Salah, Bilal Hafdi, Samy Amimour (el cual tenía una orden de arresto internacional), Ismail Omar Mostefai y Samir. Este último, del cual no se ha ofrecido el apellido, es al que pertenece el pasaporte sirio falso hallado junto al cadáver de uno de los terroristas.

La conexión entre Francia y Bélgica

Los siete asaltantes estaban pertrechados con material relativamente sofisticado, cuya manipulación parece poner de manifiesto la complicidad de otros terroristas, que jugaron un papel «técnico» en la preparación y formación de los autores materiales de los atentados. Los investigadores creen que estos «técnicos» también podrían estar en libertad. Se sabe, desde hace años, que la frontera belga es una de las encrucijadas del tráfico de armas que llega o transita por Francia.

Se sospecha también que el marroquí de 28 años Abdelhamid Abaaoud, quien residió en la comuna (distrito) bruselense de Molenbeek y está desaparecido desde que en enero se desmanteló una célula terrorista de la que era cabecilla, podría ser el autor intelectual de los atentados de París. Las investigaciones vinculan así la autoría de los atentados de París a una célula desmantelada el pasado enero en Verviers, de la que Abaaoud era el cabecilla, y apuntan a que planificó la matanza desde Siria, desde donde estuvo en contacto directo con los terroristas suicidas, informaron hoy los medios belgas.

Abdelhamid Abaaoud está en busca y captura desde que la policía belga desmanteló esta célula yihadista, que pretendía atentar en territorio belga, pocos días después del ataque terrorista al «Charlie Hebdo», y se le perdió la pista entonces. Antes de partir a luchar en las filas del Estado Islámico en Siria, Abaaoud residió en Molenbeek, donde han sido detenidas siete personas y de donde procedían dos de los terroristas fallecidos en París, entre ellos Brahim Abdeslam, muerto al activar un dispositivo de explosivos en el bulevar Voltaire. Abdeslam y Abaaoud aparecen vinculados en varios archivos por la comisión de delitos criminales en Bruselas en 2010 y 2011.

Los servicios de seguridad de Francia y Bélgica trabajan muy estrechamente, sospechando una suerte de «vasos comunicantes» entre Bruselas y París, entre criminales musulmanes de nacionalidad belga y francesa.Todo parece sugerir que las primeras identificaciones, totales o parciales solo son la parte visible de un iceberg terrorista que tiene inquietantes y muy profundos tentáculos, no solo en Francia.

MÁS EN MSN

-Bélgica, el santuario de los terroristas islámicos en el corazón de Europa

-La Fuerza Aérea francesa bombardea un bastión de ISIS en Siria

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de ABC

image beaconimage beaconimage beacon