Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Salud corrige una desviación de la columna sin parar el crecimiento

EL PAÍS EL PAÍS 22/05/2014 Margot Molina
Salud corrige una desviación de la columna sin parar el crecimiento © Scott Camazine Salud corrige una desviación de la columna sin parar el crecimiento

Fabiana, de 11 años, tenía una escoliosis de 40 grados y durante 17 meses llevó un corsé ortopédico 23 horas al día. “Fui muy obediente porque solo me lo quitaba para ducharme. Tenía miedo que pudiera empeorar mi escoliosis por no hacer yo las cosas bien hechas. A pesar de mi sacrificio, mi columna se veía más torcida en cada revisión”, explica la niña en una carta. El 18 de marzo, el doctor David Farrington, jefe de la Unidad de Ortopedia Infantil del Hospital Virgen del Rocío, de Sevilla, operó a Fabiana con una nueva técnica que, mediante la colocación de tornillos de titanio en las vértebras y un cordón flexible en la parte opuesta de la curvatura, corrigió el 60% del problema. El resto lo hará, de forma natural, el crecimiento de la niña. Según la experiencia de la treintena de intervenciones de este tipo que se ha realizado en el mundo, la desviación se corrige totalmente en unos 24 meses.

Lo más importante de esta técnica, diseñada por el doctor Peter Newton del hospital infantil de San Diego (California) y que el Servicio Andaluz de Salud ha usado por primera vez en Europa, es que no interrumpe el crecimiento del menor, que con la operación tradicional suele perder unos 10 centímetros de altura, y preserva la movilidad.

“Diez días después de la operación, Fabiana salió andando del hospital y sin muchas molestias”, reveló este jueves Farrington quien, junto a un equipo de 15 profesionales, ha sido el primero en utilizar la técnica del tirante raquídeo anterolateral en Europa. “Seis semanas después, Fabiana se incorporó al colegio. Está feliz, apenas tiene dolor, el día que más se ha tomado ha sido dos ibuprofenos”, explicó Pilar, la madre de la niña, durante la presentación de esta nueva técnica. “Se quiere conquistar al doctor para que la deje ir de excursión a Santander con sus compañeros en junio”, añadió la madre. El mismo equipo operó en abril a una segunda paciente de 12 años y hay otras dos niñas, cuyas familias lo están estudiando.

“Para la paciente [el 90% de los que sufren esta desviación de columna son niñas] todo son ventajas. Hasta ahora, si la escoliosis no se corregía mediante el uso de un corsé ortopédico, la opción era esperar a que la paciente cumpliese 12 o 13 años, porque a los 10 años el crecimiento de tórax está en torno al 50% —con el consiguiente empeoramiento de la escoliosis—, y practicar una fusión raquídea, con la que se corrige la desviación pero a un precio muy alto. Esta intervención, que es muy cruenta, fusiona las vértebras afectadas, de forma que se pierde flexibilidad y, además, paraliza el crecimiento”, detalló este jueves el doctor Farrington, quien conoció la técnica en 2010 en California, cuando Peter Newton estaba investigando con modelos porcinos y bovinos.

“Apostamos por esta nueva técnica porque el doctor Farrington nos lo explicó todo muy claro. Resolvió, con mucha paciencia, tres folios de dudas que le planteamos y pude contactar con familias de Estados Unidos que habían pasado por lo mismo. Además, a mí me operaron con la técnica tradicional el año pasado y no me gustaba la idea de que mi hija tuviera que pasar por lo mismo”, explicó Pilar, de Jerez, quien compareció ante los medios acompañada por su marido, Antonio.

“El principal escollo que nos encontramos para usar la técnica del tirante raquídeo es que se realiza mediante toracoscopia [introducir una cámara en el tórax que permite trabajar a distancia], un método que no es muy habitual y con el que tendremos que familiarizarnos”, apuntó el médico.

“Esta malformación afecta a un 3% de la población infantil y, normalmente, las intervenciones se retrasaban hasta los 11 o 12 años para minimizar sus consecuencias en el crecimiento, con el consiguiente avance de la malformación”, dijo ayer la consejera de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, María José Sánchez Rubio. “El hecho de que seamos pioneros en el empleo de esta técnica en Europa es fruto del trabajo de nuestros profesionales que tienen una formación excepcional. Prueba de ello es que, en 2009, el Ministerio de Sanidad designó al hospital como centro nacional de referencia en el campo de la ortopedia infantil”, añadió la consejera.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon