Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Samsung no tira la toalla: sugiere que habrá un Note 8 pese al fiasco del Note 7

ABC ABC 24/10/2016 J.M. Sánchez
Detalle de un Note 7 calcinado © REUTERS Detalle de un Note 7 calcinado

La crisis del Note 7 ha acelerado los planes para traer lo antes posible a un sucesor digno. Pero, antes de lograrlo, hay que resolver el problema de las baterías que se incendiaban, cuya razón aún se desconoce. Pero Samsung no tira la toalla en el mundo de la telefonía móvil inteligentes pese a este tropiezo. El programa anunciado por el gigante de la tecnología surcoreano para ofrecer futuros terminales ha desvelado, sin querer queriendo, que trabaja para promover un Note 8.

En un comunicado, Samsung ha asegurado que los compradores del fallido Note 7 podrán negociar para adquirir en un futuro bien un Galaxy S8 -su próximo buque insignia que se espera para marzo- o bien un Note 8, nueva versión del terminal formato «phablet que tuvo que ser retirado del mercado a consecuencia de registrarse fallos en masa de sus baterías.

Sin embargo, esta situación aún sin resolver puede postergar el desarrollo del Galaxy S8 y no estar finalmente listo para su presentación mundial prevista según los analistas para la feria Mobile World Congress de Barcelona de marzo. Se desconocen las verdaderas causas de las igniciones del Note 7. En un principio se pensó que se trataba de una partida de baterías defectuosas, pero al no solucionarse con la reposición de las mismas, las hipótesis apuntan ahora a un fallo en el sistema de carga rápida o incluso un diseño mal estructurado en la curvatura del terminal que puede producir un sobrecalentamiento.

En un intento por retener a los clientes, la firma surcoreana asegura que podrán optar por adquirir sus próximos lanzamientos previstos para 2017 a través de un programa de actualización. Por ahora, los compradores afectados en Corea del Sur ya han recibido incentivos para la sustitución de sus Note 7. En principio, los usuarios deberán desembolsar únicamente la mitad del precio de un dispositivo Galaxy S7 en lugar de la cantidad total antes de intercambiar por el futuro Galaxy S8 o el Note 8, aunque se desconoce si esta opción se extenderá al resto de mercados.

De esta forma, y al ofrecer la opción de actualización a un supuesto Nota 8, Samsung ha revelado de forma indirecta que la serie Note no será descontinuado como se esperaba en un principio dada la trascendencia y repercusión económica sufrida a consecuencia del fiasco del Note 7. De esta manera, se juega a todo y nada esta gama que apareció en 2011 por primera vez y que cautivó rápidamente a los usuarios obligando a reaccionar a los fabricantes de dispositivos.

Lo que ha tratado de lograr Samsung en las últimas semanas ha sido intensificar la comercialización de sus teléfonos de la gama Galaxy S para intentar compensar las ventas perdidas, ya que la retirada del mercado del «phablet» puede constarle unos 5.000 millones de dólares entre el tercer trimestre de este año y el primer trimestre de 2017.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de ABC

image beaconimage beaconimage beacon