Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Samsung para la producción de su Galaxy Note 7 tras los incendios reportados

El Confidencial El Confidencial 10/10/2016 El Confidencial

Las explosiones de algunos dispositivos de reemplazo del Galaxy Note 7 de Samsung han provocado un cambio en la estrategia comercial de la compañía, que ha decicido detener la producción de este teléfono, según ha informado un proveedor de la coreana a la agencia de noticias Yonhap. Tras conocerse que algunos de los dispositivos de sustitución que la marca había distribuido entre los clientes afectados por los incendios también se habían prendido en llamas, Samsung Electronics ha frenado "temporalmente" las máquinas de la cadena de montaje de su nuevo modelo.

El representante de este proveedor de Samsung ha asegurado a la agencia Yonhap que la parada temporal de la fabricación del teléfono se ha decidido en cooperación con los reguladores de Corea del Sur, Estados Unidos y China. La medida incluye una planta de Samsung en Vietnam que es responsable de los envíos globales del Galaxy Note 7. En un comunicado a medios, Samsung ha confirmado la noticia, aunque habla de "ajuste del plan de producción para asegurar los aspectos de calidad y seguridad".

Un usuario prueba el Galaxy Note 7 de Samsung (Reuters) © Proporcionado por El Confidencial Un usuario prueba el Galaxy Note 7 de Samsung (Reuters)

El gigante tecnológico surcoreano aún no se ha pronunciado al respecto, pero se da por hecho que esta decisión afectará a las ventas de los nuevos modelos de Note 7 en India o Europa que se iban a retomar el próximo 28 de octubre.

La decisión llega después de que varios medios informaran de ocho casos de incendio en aparatos que fueron entregados a consumidores en Corea del Sur, Estados Unidos o Taiwán para sustituir modelos ya de por sí afectados por una retirada global que ha incluido 2,5 millones de unidades ante el peligro de que se prendan fuego al cargarlos.

Samsung comenzó a vender el teléfono el pasado 19 de agosto pero poco después anunció esta retirada tras informarse de una treintena de casos de incendio en diversos países. La pasada semana dos de los grandes operadores de telefonía móvil en Estados Unidos, AT&T y T-Mobile US, dejaron de vender las nuevas unidades del Note 7 –teóricamente no afectadas por la avería– ante los cinco nuevos casos de incendio que se reportaron en ese país.

Varias estimaciones de analistas han situado el coste hasta ahora de la retirada masiva del Galaxy Note 7 en torno al billón de wones (802 millones de euros). 

Un Galaxy Note 7 de Samsung (Reuters) © Reuters Un Galaxy Note 7 de Samsung (Reuters)
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon