Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Sanidad necesita 600 profesionales para asumir los pacientes del IVO

Logotipo de El Mundo El Mundo 26/09/2017 VICENTE USEROS
© Proporcionado por elmundo.es

La consellera de Sanidad, Carmen Montón, anunció ayer que la red pública está «perfectamente preparada» para asumir todos los pacientes que en la actualidad reciben tratamiento en el Instituto Valenciano de Oncología (IVO). Montón reiteró, sin concretar datos clínicos, que en el caso de

no llegar a un acuerdo con el centro oncológico

de Campanar, la red pública «asumirá los flujos trabajando en red y optimizando la asistencia».

Pese a confirmar que Sanidad podría cubrir la atención oncológica, la consellera no aclaró si habrá un aumento de personal y medios materiales para afrontar este incremento de pacientes. Para la responsable sanitaria «lo primero es reordenar y trabajar en red -en referencia a los hospitales públicos- y después nos volcaremos al máximo en la oncología como lo venimos haciendo».

Montón hizo estas declaraciones tras reunirse con los responsables de los servicios vinculados a la atención oncológica de los departamentos de salud que volvieron a explicar qué pacientes pueden asumir cada año y cuántos se quedarían pendientes.

En el encuentro, directivos y jefes de servicio de los hospitales públicos aclararon que pueden asumir los 1.800 nuevos pacientes que durante el último año fueron tratados por el IVO. Un número de enfermos mucho más reducido que otros años. De hecho, cuando Sanidad permitía que los usuarios eligieran el instituto de oncología como centro de referencia se alcanzaba la cifra de 5.000 nuevos pacientes oncológicos anuales.

Los oncólogos explicaron que también podrían asumir parte de los 30.000 pacientes prevalentes -que ya tienen historia clínica abierta en el IVO- pero «por capas o fases». Reconocieron que cada año podrían tratar a un grupo, pero comentaron que, de un día para otro, es imposible asumir a todos los pacientes. Por ello, confirmaron que durante un tiempo se necesita que IVO siga dando asistencia a gran parte de usuarios durante varios años. Como mínimo los especialistas reconocieron que precisan cuatro años para poder cubrir la atención oncológica.

Según datos de los própios especialistas, el instituto oncológico asume el 85% de los enfermos con cáncer de Valencia y de su área metropolitana. Un cifra que supone tratar cerca del 50% de las personas con tumores de la ciudad de Valencia, mientras que el resto de hospitales públicos, como La Fe, Clínico, Peset o Arnau, atienden al resto.

Para acoger a casi la mitad de los pacientes de la ciudad de Valencia, el IVO cuenta con una plantilla de 600 profesionales especializados en cuestiones oncológicas, de los que más de 200 son médicos, aproximadamente. Junto a ellos, otros 100 trabajadores prestan sus servicios en el centro de forma indirecta,

Entre los facultativos del instituto de Campanar hay urólogos, cirujanos generales, cirujanos torácicos, digestólogos, ginecólogos, dermatólogos... muy especializados en tratamientos oncológicos. Una realidad que conocen los responsables de los hospitales públicos y que, por ello, consideran que el Sanidad debe seguir con su colaboración con el IVO.

El pasado mes de mayo los oncólogos ya argumentaron que

las unidades públicas requerían tiempo e inversión en equipamientos y en plantilla

para poder dar cobertura a los enfermos que ahora son asistidos en el Instituto Valenciano de Oncología.

Avisaron de que la mayoría de las unidades oncológicas públicas requieren inversiones para poder asumir los últimos tratamientos. De igual modo, necesitan mayor especialización en cirugía oncológica. Carencias, de infraestructuras, equipamiento y personal, que precisan de años para poder implantarse y una considerable inyección de financiación que para este año no se había previsto.

Los responsables de los servicios de oncología dejaron claro que sólo pueden hacerse cargo de la población que ahora acude al IVO si durante los próximos cuatro años Sanidad les mejora las unidades que en estos momentos se encuentran en una situación muy precaria.

Los jefes oncológicos de los centros públicos ya han manifestado su voluntad de seguir trabando con el IVO. La jefa de servicio de Oncología del Hospital Clínico, Ana Lluch, argumentó el pasado 8 de abril que hay que dar a los pacientes «mucha tranquilidad». «Los que están en el IVO van a seguir allí siendo atendidos y para nada van a venir a la medicina pública pacientes que han iniciado allí su tratamiento», explicó la oncóloga.

Una opinión similar manifestó el jefe de servicio de Oncología del Hospital General, Carlos Camps, quien subrayó, durante su reunión con Montón, que en esta estructura organizada de la Conselleria de Sanidad, el IVO «cumple una función muy importante y debe ser integrado en la red. Hay centros con grandes servicios de oncología funcionando y tenemos que llegar a nuevas fórmulas de organización».

Incluso Ana Lluch llegó a argumentar que las relaciones con el IVO «se van a regular para poder trabajar en conjunto» y van a seguir viendo pacientes, aunque ahora «serán los especialistas de los centros públicos los que van a poder derivar a ciertos pacientes cuando lo consideren clínicamente oportuno».

Estas palabras contrastan con el tono desafiante que ayer mostró la consellera Montón, quien anunció que no

volverá a sacar la convocatoria del servicio oncológico si el IVO no acepta el concurso

.

De hecho, Sanidad inició el pasado 1 de enero de 2017 una política de estrangulamiento económico del centro oncológico. Desde el IVO se ha certificado que se han reducido las derivaciones de enfermos con cáncer hacia la clínica. En concreto el IVO recordó que hay «disminución de nuevos pacientes (de 5.000 a 1.800). Fundamentalmente debido a la 'no autorización de enfermos' con una sospecha o diagnóstico oncológico que pertenecen al Hospital General de Valencia o concesiones sanitarias que acuden al IVO solicitando ser tratados en la misma».

Otra prueba del acoso contra el IVO es que el hospital de referencia que trata los procesos cancerígenos sufre ya un descubierto cercano a los 40 millones de euros por la devolución de las facturas por parte de la Conselleria. Una cifra que se evidencia porque ya son ocho mensualidades -desde enero hasta agosto- las que han sido bloqueadas por Sanidad de un presupuesto anual que supera los 60 millones. De hecho, la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, recordó que el IVO sigue facturando lo mismo -aunque no cobrando-, cuando los últimos años la asignación pública para el centro de Campanar ha sido de 42 millones más la deuda de los trabajos que se hacen fuera de presupuesto.

Leer

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon