Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Saracho cobró cuatro millones tras 15 semanas como presidente de Banco Popular

Logotipo de El Mundo El Mundo 30/09/2017 CARLOS SEGOVIA

El ex presidente del Banco Popular, Emilio Saracho, cobró cuatro millones de retribución variable en sus apenas 15 semanas oficialmente en el cargo al frente de la entidad. Así lo confirma implícitamente el banco en las cuentas semestrales presentadas a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). En el informe señala que la retribución variable durante el primer semestre de los «consejeros ejecutivos» del Popular antes de la resolución del banco el 7 de junio fue de «cinco millones», aunque no lo desglosa. Esta cantidad coincide con los cuatro millones previstos para Saracho por «prima de contratación» cuando llegó en febrero y al millón adicional previsto para el entonces consejero delegado Pedro Larena por el mismo concepto y a ejecutar también en 2017. Ambos cobraron, pese a que, según el informe de retribuciones, se les abonaría «siempre que el banco posea una base de capital sana y sólida». Si existía esa base está ahora bajo investigación judicial.

El Popular, actualmente propiedad del Santander, confirmó también a la CNMV unas pérdidas en el primer semestre de 12.218 millones en espectacular volantazo contable, puesto que hasta el 6 de junio, la entidad era «solvente» y en beneficios. El banco asegura que tan brusco giro «debe leerse teniendo en cuenta que se han producido cambios significativos en las estimaciones realizadas en 2017 como consecuencia de lo establecido en la normativa de resolución de aplicación al banco en el primer semestre del 2017 y la consideración de la venta acelerada de determinados activos relacionados con el sector inmobiliario».

'Ladrillo'

Esta última parte es el grueso de las pérdidas y obedece, según la versión oficial -corroborada por el informe del auditor tradicional de la entidad PriceWaterhouseCoopers- a la puesta en el llamado valor razonable de la cartera inmobiliaria del Banco Popular. El Banco Santander la valoró en unos 10.000 millones en el acto de compra y en la reventa al fondo Bkackstone, un tercio del valor nominal. Como en la etapa de Saracho estaban valorados en unos 17.800 millones, las pérdidas que se anota sólo por este capítulo son de 7.800 millones.

Litigios

El Santander ha terminado rebajando desde unos 1.000 millones a 872 millones su estimación inicial del coste de los contenciosos legales derivados de la resolución. Incluye el coste del bono ofrecido a los accionistas afectados.

Créditos fiscales

El Gobierno aceptó en su día que la banca monetizara los llamados créditos fiscales, las cantidades que se podrán deducir en futuros impuestos. Pero no permitió todo. En el Popular pervivían 982 millones que el Santander ve ya irrecuperables.

Intangibles

© Proporcionado por elmundo.es

Se trata de 1.137 millones perdidos por la puesta a valor cero de, sobre todo, el fondo de comercio. Las marcas Popular y Pastor ya no valen nada, puesto que todas las sucursales tendrán como nombre Santander. En esta partida se incluye el valor de la informática del Popular absorbida por el comprador.

Cartera de inversión

Las pérdidas del semestre se completan con 411 millones «porque se ha reclasificado la cartera [sobre todo deuda pública] disponible para la venta, con el correspondiente reconocimiento de las minusvalías al pasar a valor razonable».

Leer

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon