Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Saric: “Hemos tirado la final”

EL PAÍS EL PAÍS 31/05/2014 Oriol Puigdemont
Mogensen y Svan frenan a Víctor Tomás. © MARIUS BECKER Mogensen y Svan frenan a Víctor Tomás.

El Barça se pegó un tiro en el pie cuando llegó el momento más decisivo de la temporada, el partido que los chicos de Xavi Pascual llevaban preparando un año entero. El conjunto azulgrana, campeón por aplastamiento de todos los torneos que había disputado esta temporada, se hizo el haraquiri cuando ya se veía en la final, y de forma incomprensible revitalizó al Flensburg cuando el equipo alemán estaba en la lona y medio grogui. A falta de ocho minutos para el final, el grupo de Pascual se deshizo en defensa a pesar de dominar el marcador por seis goles de ventaja (32-26). Los tantos germanos fueron cayendo como una gota malaya y el último, el del empate, (Glandorf), cuando solo faltaban dos segundos para la campana. Ese parcial de 6-0 provocó que el Flensburg viera factible algo que un ratito antes parecía imposible, en la misma medida que noqueó al Barça, que hasta ese momento se había hecho fuerte a partir de las paradas de Daniel Saric —Sterbik no jugó ni un minuto—.

La igualada se extendió al tiempo suplementario (36-36), Nikola Karabatic falló el segundo lanzamiento de la tanda de penaltis definitiva, y el público que abarrotaba las gradas del Lanxess Arena de Colonia estalló cuando el joven Wanne, de 20 años, superó al guardameta bosnio del Barça. Esta tarde a partir de las seis, el Flensburg se las verá contra el Kiel, que se impuso al Veszprem (29-26), para tratar de completar una gesta que diez minutos antes de producirse parecía irrealizable, y que dejó a más de uno con cara de bobo.

FC Barcelona, 36-Flensburg, 36 (3-5, en penaltis).

FC BARCELONA: Saric, Noddesbo (5), Víctor Tomàs (6), Gurbindo (-), Juanín García (5), Morros (1) i Karabatic (5) -siete inicial-, Sterbik, Stranovsky (-), Ariño(-), Sarmiento (-), Entrerríos (5), Sorhaindo (2), Rutenka (4), Saubich (-) y Lazarov (6).

SG FLENSBURG-HANDEWITT: Andersson, Mogensen (6), Lasse Svan (2),Gottfridsson (2), Glandorf (8), Eggert (6) -siete inicial-, Rasmussen, Karlsson (-), Nenadic (2), Weinhold (8), Wanne (4), Heinl (-), Gustafsson (0), Bogunovic (-), Radivojevic (2) y Knudsen (1).

PARCIALES: 3-2, 4-4, 8-8, 11-12, 14-14, 17-18 (descanso) 20-22, 25-22, 27-24, 31-25, 32-28, 32-32, 35-33, 36-36 (final). 3-5, en penaltis.

ÁRBITROS: Vaclav Horacek y Jiri Novotny (RCH).

PABELLÓN: Lanxess Arena, Colonia.

“El responsable soy yo, no los jugadores. No podemos estar ocho minutos sin marcar”, comentó Pascual. “No sé si fue un bajón o que pensamos que ya habíamos ganado, pero no podemos criticar a nadie más que a nosotros mismos”, dijo Saric. “Hasta el minuto 55 lo hemos hecho todo bien y en los últimos cinco hemos tirado la final. No quiero mirar ni el vídeo del partido. Cada uno tiene que comerse lo que ha hecho. Si queremos aprender, tenemos un año muy largo para hacerlo”, zanjó el portero del Barça, uno de los más críticos. “Estoy muy tocado por mí, por el equipo y por la gente que ha venido a vernos. Hemos cometido un error en la segunda parte, pero un equipo como este no puede perder un partido después de ir ganando por seis”, resolvió Víctor Tomás.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon