Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

"Se acerca el final físico del EI"

dw.com dw.com 05/07/2016 Nina Niebergall (jov/pk)
Atentado en Medina el 04.07.2016 © 2016 DW.COM, Deutsche Welle Atentado en Medina el 04.07.2016

El Estado Islámico está perdiendo terreno en Siria e Irak, pero sus ataques son cada vez más feroces en otros países. Udo Steinbach*, experto en Cercano Oriente, detecta un cambio de estrategia de la milicia terrorista.

DW: Cerca de 300 personas han muerto en las últimas semanas en Turquía, Bangladesh y Bagdad. ¿Acciones del Estado Islámico (EI)?

Udo Steinbach: Los autores son grupos que profesan su pertenencia al EI. Pero creo que no se puede hablar de una estrategia central preparada en Siria o Rakka, la capital del Califato. El EI tiene ahora en muchas partes del mundo islámico, y fuera de este, simpatizantes, como Boko Haram en Nigeria, Mali y Yemen.

Los últimos ataques se llevaron a cabo en tres continentes diferentes. ¿Hay intercambio entre los diferentes grupos?

Estos grupos adhieren al EI porque buscan un marco político para sus actividades. Formalmente no tienen vínculos con Estado Islámico en Rakka. Es una especie de propaganda con la que lanzan un mensaje de que son más que un grupo aislado en Mali, Yemen o Afganistán. Le quieren demostrar al mundo de que “somos un Estado”.

¿Un nuevo Al-Qaeda? ¿Se está convirtiendo el EI en una red terrorista internacional?

Evidentemente. Originalmente se trataba de establecer una comunidad islámica con la fundación de un califato como alternativa a los estados existentes en el Oriente Medio. El El se concentró primero en el “enemigo cercano”, dentro de las mismas sociedades musulmanas, ahora, los ataques van contra el “enemigo lejano”, fuera del mundo islámico, como los europeos y los estadounidenses.

¿Cómo explicar este cambio de estrategia?

Hay una discusión fundamental entre los grupos terroristas islamistas, ¿debemos primero en combatir nuestros propios países y convertirlos en un estado islámico?, o ¿debemos atacar a los estadounidenses y Occidente, en general, en nuestra lucha contra los “infieles”, como lo hizo Al-Qaeda con el 11 de septiembre de 2001?

El EI persigue su propia estrategia. Esto ha llevado a una división de los dos grupos terroristas. Pero como en Siria e Irak el “califato” parece estar en peligro de extinción, el EI ataca al "enemigo lejano" y así se acerca de nuevo a Al-Qaeda

En Siria e Irak los espacios de acción ya no son tan grandes como hace un año. ¿Qué tanto poder tiene hoy el EI en la región?

La existencia del EI está amenazada allí. En Irak ha perdido grandes territorios. Aunque aún conserva Mosul, avanzan los preparativos militares del gobierno iraquí para su reconquista. En Siria, las tropas kurdas, con el apoyo de Estados Unidos, han recuperado áreas de importancia estratégica. Cuanto más acorralado se sienta el EI, más apuntará a atacar a su “enemigo lejano”. Así que la desaparición física del EI no significa la desaparición del terrorismo islámico.

¿Cómo pueden reaccionar los países amenazados al cambio de estrategia del EI?

En primer lugar, la ayuda alemana a los kurdos en la lucha contra el EI, por ejemplo, ha sido correcta y muy eficaz. Segundo, hay que observar mejor las redes terroristas. Tercero, necesitamos una especie de antiestrategia contra aquellos que están dispuestos a salir de nuestras sociedades hacia regiones del Estado islámico.

*El profesor de Ciencias Islámicas Udo Steinbach dirigió durante más de 30 años el Instituto Alemán de Oriente en Hamburgo. Actualmente, investiga en el Centro de Gobernabilidad Humboldt-Viadrina, de Berlín, en particular, las sociedades del norte de África y Oriente Medio.

Autor: Nina Niebergall (jov/pk)

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Deutsche Welle

image beaconimage beaconimage beacon