Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Se juega la vida para salvar al águila más grande mundo

Logotipo de La Vanguardia La Vanguardia 28/09/2017
El águila harpía puede alcanzar los 100 cm de largo, unos 200 cm de envergadura y un peso de 9 kg © Image LaVanguardia.com El águila harpía puede alcanzar los 100 cm de largo, unos 200 cm de envergadura y un peso de 9 kg

Lleva veinte años luchando para salvar al águila más grande del mundo en Venezuela, se llama Alexander Blanco, es veterinario y su pasión por el cuidado de la naturaleza le permitió el pasado mes de mayo hacerse con el premio Whitley 2017, uno de los más importantes del mundo de la conservación, también conocido como el Oscar Verde.

Blanco empezó como estudiante a ser partícipe de la conservación de la biodiversidad, si bien ha mantenido este rol hasta el día de hoy, dedicándose profesionalmente a ello y a la difusión de su importancia para el desarrollo sostenible del planeta.

Siempre tuvo claro que quería trabajar con animales salvajes y empezó haciéndolo en 1996, participando en las labores de rehabilitación del águila harpía (Harpia harpyja) en un zoológico venezolano. Más tarde ampliaría esta experiencia participando en distintos programas de conservación de esta especie, para los que tuvo que aprender a escalar nidos ubicados hasta a treinta y cuarenta metros de altura.

Y es precisamente de uno de estos nidos de los que cayó el experto durante la grabación del documental ‘The Hunt’ de la cadena BBC, disponible al final de este artículo. Una película sobre la vida silvestre en la que Blanco denuncia que la inestabilidad política y la falta de recursos económicos de Venezuela están conllevando un incremento de la desforestación ilegal, lo que perjudica gravemente y amenaza el futuro de esta especie.

Alexander Blanco trabajando en la conservación del águila harpía © Proporcionado por La Vanguardia Ediciones, S.L. Alexander Blanco trabajando en la conservación del águila harpía Alexander Blanco trabajando en la conservación del águila harpía(whitleyaward.org)

Además, en esta grabación Blanco alerta de que en Venezuela un área equivalente al centro de Londres es destruida cada semana, lo que al cabo del año supone la pérdida de 287.000 hectáreas de selva tropical.

Blanco, que ha ayudado a conservar estas aves en Brasil, Ecuador y también en su Venezuela natal, en la que dirige el programa nacional para la protección del águila harpía, busca ahora implantar una serie de estrategias de protección a largo plazo que impliquen a la población local, una maniobra con la que espera que el trabajo de conservación sea más resistente a las perturbaciones políticas y económicas que sufre el país.

Implicación de la ciudadanía

Blanco propone implicar a la población local en la conservación del águila harpía

El águila harpía, también conocida como ‘diosa de los vientos’ es una de las especies más grandes del mundo y la más pesada, llegando las dimensiones promedio de la hembra de la harpía mayor a alcanzar los 100 cm de largo, unos 200 cm de envergadura y un peso de 9 kg.

En Venezuela habita en la lluviosa Sierra del Imataca y su presencia allí es un indicador de salud forestal. EM

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon