Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Se reabre la guerra médica en el Madrid

El Economista El Economista 10/02/2016
Gale es atendido tras un golpe. © Getty Gale es atendido tras un golpe.

El Real Madrid llega a uno de los tramos más importantes de la temporada con serios problemas de enfermería. La lista de lesionados/tocados está llena de ilustres: Marcelo, Danilo, Carvajal y, sobre todo, Gareth Bale. El galés recayó esta semana de su lesión en el soleo de la pierna derecha y será baja, mínimo, otras dos-tres semanas más. Ausencia que le hace perderse el duelo de la ida de octavos de Champions frente a la Roma y que reabre la guerra entre el vestuario del equipo merengue y su cuerpo médico. La plantilla merengue señala directamente al doctor Jesús Olmo, jefe de los servicios médicos del Real Madrid, como responsable máximo de esta recaída, como responsable, en definitiva, de perder a Bale para un momento clave del curso.

Sportyou, el portal que ayer desveló la lesión del 'Expreso de Cardiff', ya apuntaba a esta reapertura de una brecha, la existente entre galeno y jugadores, que, lejos de cicatrizar, se hace cada día más y más grande.

El asunto viene de lejos. Nace del despido de Pedro Chueca, mítico fisio de los blancos, y tiene tras de sí un montón de capítulos que se hicieron especialmente conflictivos la pasada temporada. Los futbolistas señalaron a Olmo y sus métodos como los culpables de que piezas clave (James, Modric, Ramos, Bale o Benzema, entre otros) cayeran tocados precisamente en el arranque del año, tal y como ahora ha sucedido con Bale. Por acusar, le acusaron incluso de ser el 'chivato' de la directiva en el seno del equipo. Por eso le prohibieron acceder al vestuario.

La directiva, sin embargo, lo protegió y reforzó sus atribuciones sin importarle lo que dijeran sus capitanes. Casillas se marchó de la capital pidiendo el relevo del galeno y bloqueando algunas de sus decisiones. Ramos, el heredero de su brazalete, no ha ocultado incluso en público sus desavenencias con Olmo.

La guerra, sin embargo, continúa. En el club no tienen intención de relevarlo y los jugadores desconfían de sus consejos y métodos. En esta ocasión, en el caso concreto de Bale, afirman que Olmo dio su visto bueno para que empezara a recuperarse haciendo ejercicios de potencia en unos campos de arena anexos a los de entrenamiento.

Los jugadores creen que fue un paso demasiado arriesgado, que entrar tan pronto en esta tanda de ejercicios cargó el músculo y lo dejó abocado a una recaída que le hace ser baja notable para la primera gran cita del curso, la de la semana que viene ante la Roma.

Y la baja de Bale no es asunto baladí. En las últimas semanas se había convertido en el mejor del Real Madrid. Además, su ausencia se produce a la par que la de Marcelo (luxación de hombro) y con las dudas de Carvajal (otro hombre clave) y Danilo (posible sustituto de ambos, tanto del brasileño como del español).

MÁS EN MSN

-Las claves del 'milagro Leicester'

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de elEconomista.es

image beaconimage beaconimage beacon