Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Segovia exige que se deje de llamar Sierra de Madrid a la del Guadarrama

EL PAÍS EL PAÍS 11/06/2014 Esther Sánchez

Los segovianos están cansados de que se denomine Sierra de Madrid a toda la Sierra de Guadarrama, también a la vertiente que pertenece a su provincia. En un intento de frenar la tendencia, el pleno de la Diputación Provincial de Segovia (15 representantes del PP y 10 del PSOE) ha aprobado por unanimidad una moción presentada por el grupo socialista sobre la sierra de Guadarrama “para que deje de utilizarse el apelativo de sierra madrileña”.

Los diputados instan a todas las instituciones, medios de comunicación, asociaciones y ciudadanos en general a que utilicen el topónimo correcto. Su mal uso, incide la moción, desvela “cierta carencia cultural y un egocentrismo capitalino”, con repercusiones económicas para sus ciudadanos.

“La capital pone fábricas y nosotros le fijamos el CO2”, dicen los segovianos”

El temor de la vertiente segoviana de la sierra es que de tanto repetir el apelativo de madrileña, la población lo acabe adoptando como el verdadero. La propuesta aprobada sostiene que no se trata solo de una cuestión de cultura y respeto. Se apunta a las repercusiones económicas que implica apropiarse de unos recursos culturales y naturales que son propiamente segovianos. También recuerdan que la Sierra de Guadarrama geográficamente tiene una identidad como tal, independientemente de que se divida en dos vertientes. La cadena montañosa, de 80 kilómetros de longitud, se extiende por Madrid, al sureste, y por Segovia y Ávila, al noroeste

El diputado socialista José Luis Aceves explica que con esta moción el pleno de la Diputación se ha hecho eco de las quejas que se reciben de asociaciones y entidades segovianas al respecto. “No tengo nada contra Madrid, pero la verdad es que existe un sentimiento de olvido y se trata de poner a Segovia en el lugar que le corresponde”, sostiene el político.

El cambio de nombre afecta de forma negativa a la economía regional

Y más ahora que parte del terreno se ha convertido hace casi un año en parque nacional. “Con el cambio llegan más turistas tanto nacionales como extranjeros y deben saber que el territorio pertenece también a Segovia”, comenta Aceves. El espacio protegido se extiende por 33.960 hectáreas (21.714 en la Comunidad de Madrid y 12.246 en Castilla y León). Además, existe una zona de protección, que abarca 62.950 hectáreas, de las que 32.900 se encuentran en Castilla y León.

Julio Vías, escritor y naturalista experto en la sierra del Guadarrama, apoya la proposición. “Lo de identificar a la Sierra del Guadarrama como propia de la capital es inexacto y es verdad que se usa en exceso”, asegura. “Cuando oigo, por ejemplo, en las informaciones meteorológicas, hablar del tiempo en la Sierra de Madrid, me chirría”, describe Vías. Una opinión que, asegura, la suscribiría cualquier guadarramista como él.

Y no pasa solo en la cadena montañosa, advierte, sino con puntos concretos como el Puerto de Navacerrada, que también se ha apropiado la capital. “Yo ya tengo asumido que la estación de esquí de Navacerrada es de Madrid”, ironiza José Luís Vázquez, alcalde del Real Sitio de San Ildefonso (Segovia), municipio al que realmente pertenecen dichos terrenos. Los edificios y restaurantes, en cambio, se encuentran en la zona madrileña.

Vázquez apoya la moción y comenta que “Madrid no tiene sierra, sino cargo de conciencia” por la presión que han ejercido sobre el entorno. “Hasta le quieren cambiar el nombre. Es como si cinco millones de personas se empeñaran en decir que es de noche, al final lo aceptaríamos”, pone como ejemplo.

El regidor reivindica que se compense a las personas que han contribuido a que se mantengan los valores naturales de la sierra. “Madrid pone fábricas y nosotros fijamos el CO2. Perfecto. Pero que lleguen recursos económicos para que la gente que vive aquí y que lo hace posible sigan queriendo vivir en el campo”.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon