Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Seis meses sin rastro de Pyros

Logotipo de La Vanguardia La Vanguardia 28/09/2017
El oso Pyros © Image LaVanguardia.com El oso Pyros

Más de seis meses sin rastro de Pyros, el padre de casi todos los osos del Pirineo de Lleida. El plantígrado más fotografiado del Pirineo, procedente de Eslovenia e introducido en el primer plan de reintroducción en el Pirineo en el año 1997, fue visto por última vez en primavera y actualmente está en paradero desconocido. Todavía es pronto para llegar a conclusiones, pero la Generalitat no descarta que pudiera estar muerto por su edad. Pyros se acerca a los 30 años.

“La última vez que Pyros apareció en imágenes de fototrampeo fue el 6 de abril, en el término municipal de Les”, afirma técnico de Medi Natural del Conselh Generau d’Aran, Ivan Afonso.

El director técnico del programa PirosLIFE, Santiago Palazón, confía en que vuelva a dar señales de vida porque, argumenta, a veces transcurre un largo tiempo sin que los técnicos tengan señales de un oso concreto.

Pyros es el oso más fotografíado © Proporcionado por La Vanguardia Ediciones, S.L. Pyros es el oso más fotografíado Pyros es el oso más fotografíado(Conselleria de Territori i Sostenibilitat)

Recalca que aún es pronto para llegar a conclusiones sobre la salud del viejo plantígrado y añade que la Generalitat espera siempre dos años sin noticias de un oso para darlo por muerto.

“Lo normal es que debido a la edad que tiene, entre 27 y 29 años, esté en el límite de su esperanza de vida: en el medio natural se calcula que puede vivir 30 años”explica el responsable proyecto PirosLIFE. “Nosotros cuando hacemos el recuento de osos damos dos años desde que no lo encontramos hasta darle por muerto oficialmente”, añade.

Más sedentario, menos fotografiado

Santiago Palazón cuenta que el viejo oso cambió de comportamiento el año pasado. Este prolífico macho recorría a menudo casi todos los parajes leridanos donde hay osos y también frecuentaba el Pirineo aranés y francés. Se movía del Pallars al Aran, pasaba a Francia y luego volvía a la Val d’Aran. Siempre hacía este recorrido.

“En cambio el año pasado se quedó en una zona determinada de la Val d’Aran, en el Baish Aran, y de allí ya no se movió”, explica. Los videos muestran que no tenía la misma movilidad que otros años: “Es un animal que salía mucho en las cámaras, es el que más hemos fotografiado y filmado”, recuerda Santiago Palazón.

Otra imagen de Pyros © Proporcionado por La Vanguardia Ediciones, S.L. Otra imagen de Pyros Otra imagen de Pyros(Conselleria de Territori i Sostenibilitat)

Por su parte, el conseller de Agricultura del Conselh Generau d’Aran, José Enrique Arro, señala que el hecho de que no haya aparecido en ninguna cámara trampa en seis meses no quiere decir nada por sí mismo. “Estamos a finales de septiembre, igual se ha encontrado cómodo en una zona que no hay cámaras y está allí tan tranquilo entre bayas y frutos silvestres, ahora tiene comida muy accesible y puede estar en cualquier zona”, explica.

20 años de monopolio reproductor

Pyros, de origen esloveno, llegó a los Pirineos centrales en 1997 y es el padre, el abuelo o el bisabuelo de casi todos los osos de la zona, alrededor de una treintena. Para romper su monopolio reproductor y aportar más variabilidad genética, el equipo técnico del proyecto PirosLIFE liberó en junio del año pasado otro oso esloveno, Goiat, una palabra que en pallarés significa chico joven o soltero.

“El hecho de haberlo denominado Goiat responde al objetivo de su liberación, que el chico joven sustituya el viejo macho Pyros, que ha dominado la genética del oso pardo de los Pirineos estos últimos 20 años”, dijo en el momento de liberar al plantígrado el director general de Políticas Ambientales, Ferran Miralles.

Los osos aprovechan los frutos silvestres de otoño para alimentarse con poco esfuerzo

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon