Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Seis millones para la startup española que ha creado un 'Amazon' sanitario

El Confidencial El Confidencial 11/07/2016 M. A. Méndez

Comparador y plataforma de comercio electrónico. Dos en uno. Es la fórmula que la 'startup' española Salupro ha ideado para crear un pequeño imperio en un sector en el que muy pocos se habían fijado: el de la venta 'online' de productos sanitarios. En concreto, equipamiento para clínicas dentales y veterinarias. En España más de 30.000 centros dentales y miles de veterinarias tienen que comprar cada poco todo tipo de productos. Un proceso manual, local y que lleva días, si no semanas. Salupro ha creado la forma de automatizarlo y ahora le llueve la financiación: seis millones de euros aportados por los fondos Q-Growth, Bonsai y K Fund.

"En España este sigue siendo un sector de comerciales con maletín que llegan a la clínica, le dicen "guapa" a la responsable y en navidad le regalan un jamón. Es un sector muy poco profesionalizado, muy local y muy atomizado. Es decir, ideal para mejorarlo a base de tecnología", explica Fernando Márquez, cofundador de Salupro junto a Gonzalo Castellano.

Ambos saben muy bien de lo que hablan, de modernizar sectores hiperlocales y alejados de internet. Lo hicieron con Citydeal, el clon alemán de Groupon que arrasó hace unos años en pleno furor por los cupones de descuentos online. Marquez y Castellano se encargaron del lanzamiento de la compañía en España y Portugal hasta que en 2010, harto de las copias, Groupon sacó la cartera y compró Citydeal a sus dueños, los hermanos Samwer (creadoress de la incubadora alemana Rocket Internet) por unos 100 millones de dólares.

Dos años después Márquez y Castellano creaban Saluspot (comprada en 2014 por Telefónica), una comunidad 'online' presente en nueve países en la que pacientes reciben (previo pago) consejos online de médicos cualificados. Fue el primer paso antes del nacimiento de Salupro, que hoy cuenta con más de 7.000 clientes de pago y una red de 300 proveedores. 

¿Cómo funciona? Sencillo. La clínica que necesita reponer equipamiento entra en Salupro y compara decenas de precios. "Cómo trabajamos con cientos de proveedores hay mucha competencia, podemos ofrecer buenos descuentos". Una vez seleccionado el producto, hace su pedido en la plataforma y esta, a su vez, se lo hace al proveedor. Es este quien envía el producto a la clínica pero el pago y gestión de la compra (con envío en 24 horas) se realiza a través de Salupro, que se lleva un margen de la venta. Desintermediación pura y dura. Y parece funcionar.

La 'startup' ya factura más de cinco millones de euros, es rentable y emplea a 35 personas. Los seis millones adicionales de financiación (se trata de una ronda B tras medio millón de ronda A) los utilizarán para digitalizar aún más el proceso. "Queremos equipar a los proveedores con tecnología - software, lectores de códigos... - , para que todo esté 100% digitalizado y que la totalidad de los envíos se realice en 24 horas o menos", explica Márquez. La inversión se trata también de la primera que realiza el nuevo fondo español K Fund, creado recientemente por los inversores Iñaki Arrola, Carina, Szpilka (ex CEO de ING España) e Ian Noel.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon