Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Sempé

Notodo Notodo 12/05/2016 Alan Queipo
Imagen principal del artículo "Sempé" © La Fábrica 2014 @ Imagen principal del artículo "Sempé"

Existe una manera contemplativa de vivir, adorar y valorar la amistad; una más ñoña y azucarada; una algo más bruta y distante... y luego está la de Jean-Jacques Sempé, uno de los grandes magos a la hora de proyectar valores con tanta carga reflexiva como re-creativa.

Al menos sí lo consigue en Marcelín, una delicada novela gráfica que suena casi a spin-off de su saga más conocida, la de El pequeño Nicolás, extrayendo (sin hacerlo) un personaje con una singularidad: la de sonrojarse en los momentos menos esperables, en modo random. Afortunadamente para él, da con la horma de su zapato, la de otro caso singular: su vecino Renato, que del mismo modo que le sucede a Marcelín con el sonrojo le pasa a él con los estornudos.


Juntos, a trompicones y entre achises y mofletes al borde del estallido, sirven casi como “campanillas”, protagonistas de un bromance naif que consigue contarnos a través de los trazos del ilustrador francés una historia que convierte los complejos y los microtraumas en un valor positivo, dotando de singularidad expresiva y de una mayor personalidad, buscando la unión entre congéneres, la comprensión y los puntos comunes, haciendo enorme aquellas pequeñas cosas que forman parte de nuestra vida cotidiana.

Pero, sobre todo, esta primera colaboración entre Sempé y Blackie Books es un elogio de (y a y con) la amistad en estado puro. Pocas veces una historia tan pequeña había hablado de cosas tan grandes. Ya lo dijeron Los Manolos: "amigos para siempre means you'll always be my friend".

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Notodo

image beaconimage beaconimage beacon