Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Sexismo y racismo: Twitter reacciona (tarde) al acoso a una actriz de 'Cazafantasmas'

El Confidencial El Confidencial 20/07/2016 Teknautas

Milo Yiannopoulos, periodista británico, editor tecnológico en un medio online conservador y 'hater' a tiempo parcial se ha convertido en cabeza de turco de la última oleada de odio que ha sacudido Twitter. Ha sucedido durante los últimos días, a raíz del estreno de la nueva entrega de 'Cazafantasmas' y ha tenido un objetivo: la cómica Leslie Jones. El CEO de Twitter, Jack Dorsey, ha tomado cartas en el asunto para atajar un nuevo abandono de una celebridad en la red social ante la poca protección que ofrece de cara a estos eventos.

Leslie Jones, durante una premiere de 'Cazafantasmas'. (Reuters) © Reuters Leslie Jones, durante una premiere de 'Cazafantasmas'. (Reuters)

La cuenta de Yiannopoulos, que se considera a sí mismo "un supervillano de internet", ya se había suspendido en reiteradas ocasiones en el pasado por no cumplir con los términos y condiciones de la red social aunque en esta ocasión el baneo es permanente. La medida llega horas después de que Leslie Jones anunciara en su cuenta que abandonaba la red social, lo que motivo que el CEO de la compañía se pusiera en contacto con ella para tratar de encontrar una solución.

"Me voy de Twitter con lágrimas y el corazón compungido. Todo por hacer una película. Podéis odiar la cinta pero toda la 'mierda' que he tenido que soportar hoy... No está bien", tuiteó Jones, que estuvo sometida a una campaña de acoso y derribo liderada, supuestamente, por Yiannopoulos. Este no ha tardado en acusar a la red social de prohibir la libertad de expresión y de tener un sesgo favorable a las opiniones de personas alineadas con pensamientos de izquierdas.

"Después de suspender mi cuenta de manera cobarde, se confirma que Twitter es un espacio seguro para terroristas musulmanes y extremistas de la lucha racial pero no para gente conservadora. Es el fin de Twitter. Cualquiera preocupado por la libertad de expresión acaba de recibir un mensaje muy claro: no eres bienvenido en esta red social", ha declarado en Breitbart, el medio para el que trabaja.

Twitter ha enviado su postura respecto a incidente a varios medios estadounidenses en los que defiende que sus usuarios "puedan expresar opiniones y creencias" en la red social pero recuerda que "nadie merece ser objeto de abuso 'online'". La red recuerda que sus reglas prohíben "incitar o actuar" en una campaña de abuso o acoso hacia otros usuarios. Los hechos de las últimas 48 horas les han llevado a tomar medidas que han ido "de avisos al borrado de tuits y la suspensión de cuentas" que violaban las condiciones del servicio.

El gran problema de Twitter

Uno de los retos a los que se ha enfrentado la red social en los últimos años, y que no ha sido capaz de capear, es la indefensión de los usuarios ante las campañas de odio y acoso. La propia compañía lo ha reconocido en más de una ocasión —"seguimos trabajando duro para mejorar las herramientas y sistemas que nos permitan identificar estas campañas y actuar con celeridad mientras están ocurriendo"— pero ello no ha sido suficiente para frenar la marcha de celebridades hartas de enfrentarse a 'troles'.

@Lesdoggg Hi Leslie, following, please DM me when you have a moment

— Jack (@jack)

July 19, 2016

Esta falta de capacidad de reacción ha sido uno de los lastres de la red social que ha ocasionado que un buen número de celebridades hayan decidido retirarse o no pronunciarse en público por temor a linchamientos virtuales. Leslie Jones ha sido el último caso. Por el bien de Twitter, debería ser el último.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon