Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Shakespeare discotequero

EL PAÍS EL PAÍS 26/05/2014 Ester Riu

¿Teatro? ¿Musical? ¿Discoteca? The Donkey Show es una atrevida y visceral adaptación del clásico de Shakespeare El sueño de una noche de verano que lleva representándose en un teatro cercano a Harvard Square, en Cambridge, desde hace cinco años y más de 500 representaciones. La obra –o fiesta, porque realmente es una fiesta- transcurre en una discoteca mientras el público se mezcla con los actores y bailarines y por los altavoces suenan las canciones más populares de los años setenta.

El musical fue creado por Randy Weiner y Diane Paulus, la actual directora del prestigioso A.R.T. (American Repertory Theater), teatro afiliado a la Universidad de Harvard donde se representa The Donkey Show. Antes de recalar en Cambridge, la obra estuvo seis años en cartel en Nueva York, y después se representó en varios escenarios internacionales, entre ellos en la sala Pachá de Madrid en 2003.

Nada más entrar en el local (en el segundo escenario del A.R.T., en un espacio muy apropiadamente llamado Oberon en referencia al personaje mitológico y rey de las hadas del clásico shakespeariano) no podemos hacer otra cosa que ponernos a bailar al ritmo de himnos setenteros como We are family, Y.M.C.A. o Last Dance, entre otros. El bosque encantado de la obra de Shakespeare se transforma en una discoteca retro donde los amantes escapan de sus vidas reales para vivir una noche de sueños, desenfreno, lujuria y fantasía.

Muchos grupos de amigos que vivieron las juergas de los setenta van a The Donkey Show a celebrar un cumpleaños y a pasarlo en grande, incluso vestidos con ropa de aquella época. El teatro tiene barra de bar y cuando termina el espectáculo la música sigue sonando y el público sigue bailando en la pista…

Young man, there is no need to feel down.
I said, young man, pick yourself off the ground.
……
It’s fun to stay at the Y-M-C-A

(Chaval, no hay motivo para deprimirse. ¿Me escuchas? Levanta ese ánimo. Todo es diversión en el Y-M-C-A)

Y al final todo el mundo termina haciendo con los brazos las letras Y-M-C-A mientras suena el clásico tema disco de Village People.

Más propuestas viajeras en Cambridge y Boston

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon