Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Si no puedes con tu enemigo, únete a él: los hoteles estrenan sus propios 'Airbnb'

El Confidencial El Confidencial 23/03/2016 S. Ferrer

Airbnb, la 'startup' que permite alquilar casas particulares, vio la luz en 2008. En 2012 abría sus oficinas en España. Comenzaba una batalla con el sector hotelero similar a la vivida entre Uber y los taxistas en medio mundo. La falta de regulación de los apartamentos turísticos considerados irregulares se tradujo en sanciones contra la plataforma en Barcelona y Madrid. Siguiendo la máxima de "si no puedes con tu enemigo, únete a él", algunas cadenas han comenzado a ofrecer un servicio similar que atraiga a aquellos clientes que rehuyen la clásica habitación de hotel.

Alterkeys, fundada en 2011, fue una de las pioneras que imitó el modelo Airbnb en España al poner en contacto a particulares y viajeros. Consciente de hacia adónde comenzaba a soplar el viento, el fundador y presidente de la cadena de hoteles RoomMate, Kike Sarasola, lanzaba en 2014 BeMate, el principal competidor español de Airbnb, centrado también en el alquiler de inmuebles particulares.

A comienzos de 2015 Sarasola se hacía con Alterkeys para ampliar el negocio. "Esto está aquí para quedarse, y lo que hay que hacer es adaptarse. Los apartamentos turísticos siempre han estado aquí pero con las nuevas tecnologías son mucho más asequibles", asegura el empresario a Teknautas.

Sarasola lamenta que el sector hotelero español no haya sabido evolucionar y haya optado por intentar "prohibir y poner normas imposibles" a los apartamentos turísticos. "La gente inteligente, que muchas veces es la de fuera, se ha dado cuenta de que es un elemento nuevo para el catálogo. Si es un producto más, ¿cómo no lo voy a querer?", aclara.

© Proporcionado por El Confidencial

Gracias a las nuevas tecnologías y la cultura 'low-cost', el alquiler de apartamentos y casas de particulares ha florecido en los últimos años a la par que AirBnb. Este año, varias cadenas hoteleras han anunciado su apuesta por los apartamentos turísticos aunque, a diferencia del modelo seguido por Airbnb y BeMate, en este caso no pertenecen a terceros.

Sidorme anunciaba a comienzos de año que comenzaría a ofrecer apartamentos turísticos, de forma similar a Petit Palace y como ya había hecho Derbi Hoteles en 2014. El objetivo: aprovechar un 'boom' que, en palabras del consejero delegado de Sidorme, Jairo González, "habría que estar ciego para no ver".

Airbnb no inventó el alquiler de apartamentos, sino que es un conector 'online' de algo que siempre ha existido. Aunque hablamos por separado con ellos, González y Sarasola coinciden: "Antes para alquilar una casa en la playa tenías que conocer al amigo que lo tenía. Ahora es mucho más fácil", comenta el fundador de RoomMate.

Sarasola considera que son los propios clientes los que piden este tipo de servicios —"quien diga que no, miente"— y explica que hoteles y apartamentos "no se canibalizan" mutuamente, ya que un mismo cliente puede preferir una u otra opción en momentos diferentes, por ejemplo según viaje por negocios o con familia. González, por otra parte, comenta que "no tiene sentido" intentar competir con empresas como Airbnb, que han "invertido una pasta" en montar una plataforma eficaz.

El consejero delegado de Sidorme incluso ve en Airbnb un aliado potencial futuro: "Todavía no tiene muy claro si permitir a empresas hacerse anfitrionas, pero creo que algún día lo hará, no va a desaprovechar ese filón". Sarasola, que defiende una regulación "inteligente" de estas plataformas, advierte de que el sector hotelero español corre el riesgo de cerrar los ojos al cambio y perder el tren. Algunos, al menos, intentan llegar a tiempo a la estación.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon