Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Sig Sauer MCX, el polémico fusil utilizado en la masacre de Orlando

El Confidencial El Confidencial 18/06/2016 Pepe Cervera

Las palabras también pueden ser armas en las guerras de la ideología, y aunque una rosa con otro nombre seguiría teniendo el mismo aroma, es posible modificar la percepción de un concepto rebautizándolo. Eso intentan los fabricantes de armas estadounidenses y los sectores políticos que defienden el derecho de los particulares a poseer cualquier tipo de armamento, para los cuales el término ’fusil de asalto’ es propaganda. Ellos prefieren una expresión diferente para calificar esta categoría: fusil deportivo moderno. Omar Mateen, el guardia de seguridad que asesinó a 49 personas en un bar gay de Orlando, Florida, utilizó para ello un rifle Sig Sauer MCX y una pistola Glock 17. La pelea por la denominación del tipo de arma usada va mucho más allá de las palabras.

Lea aquí: Por qué el AK-47 es el fusil más usado por terroristas en todo el mundo

El Sig Sauer MCX [folleto publicitario en pdf] es el derivado civil de un rifle diseñado para las Fuerzas Especiales estadounidenses y sus necesidades. Por fuera recuerda mucho a los fusiles de la familia AR-15, con los que además comparte los mandos de control. Esto es deliberado: así se simplifica el entrenamiento. El parecido causó que en un principio se identificara el arma usada en la masacre con un AR-15, y que los defensores de las armas descalificaran las primeras críticas debido a esta confusión (aunque poca diferencia hay). Porque, aunque por fuera sea similar, el MCX es por dentro muy diferente a las variantes de AR-15. De hecho se parece más a su archienemigo, el AK-47 Kalashnikov.

El mecanismo del MCX es de pistón de gas como el del Kalashnikov, a diferencia de los descendientes del AR-10 de Eugene Stoner que accionan el automatismo mediante la incidencia directa de gases ('direct impingement'). Esto lo hace más seguro y fiable y menos susceptible a encasquillamientos por suciedad en el mecanismo, además de ofrecer otras ventajas.

El MCX se diseñó para ser multicalibre (es posible cambiar la munición con sólo reemplazar algunas piezas), muy ligero y preciso y para ser utilizado con silenciado. El mecanismo de pistón hace también que su disparo suene similar al de un Kalashnikov, algo muy útil para operaciones especiales contra enemigos armados con la familia rusa.

© Proporcionado por El Confidencial

El Sig Sauer MCX militar dispone de dos niveles de selección para el muelle recuperador con el fin de facilitar el uso de silenciadores. El cañón es de flotación libre para mejorar la puntería, y la reducción de peso se obtiene mediante un mobiliario ‘esqueletonizado’ de piezas muy ligeras; incluso la culata está perforada, y además de ser plegable va fijada al rifle por medio de un raíl para permitir el uso de variantes personalizadas. La caja de mecanismos y el guardamanos tienen raíles de tipo ‘picatinny’ para montar miras y otros accesorios, y el brocal que recibe los cargadores está reforzado y optimizado para facilitar la recarga. Los controles, similares salvo algún detalle [vídeo] a los de la familia AR-15, son ambidextros, y el guardamonte que protege el gatillo está integrado y reforzado, lo que permite el uso con guantes. Para algunos críticos el ‘tacto’ del gatillo es demasiado duro para dar en el blanco a grandes distancias, aunque esto se puede regular.El rifle puede utilizar tres tipos de munición cambiando el cañón, de calibres 300 BK, 5.56 mm OTAN y 7,62X39 mm; las tres desde cargadores estándar STANAG de 30 cartuchos. La versión civil del MCX es, como todos los rifles a la venta en el mercado EEUU, semiautomática, incapaz de fuego continuo: sólo dispara un tiro cada vez que se aprieta el gatillo. En teoría las versiones semiautomáticas y automáticas deben ser incompatibles de modo que sea imposible intercambiar piezas entre ellas, pero en el mercado ilegal se pueden instalar kits para muchos de estos rifles capaces de convertirlos en automáticos. De todas formas la versión semiautomática es capaz de disparar a gran velocidad aunque sea tiro a tiro, especialmente en manos de un tirador entrenado. Como demostración existe un vídeo de la matanza de Orlando en el que se puede escuchar a Omar Mateen efectuar 24 disparos en 9 segundos. Para muchos de estos rifles existen técnicas y accesorios para acelerar el disparo de modo que el efecto sea casi como el de un arma automática.

Optimizadas para la guerra

Este tipo de armas, que originalmente fueron diseñadas como armamento militar, están optimizadas para la guerra. Todo, desde el diseño de su munición a su modo de funcionamiento y sus características se crearon para causar el mayor número de bajas lo más rápida y eficientemente posible. Su alcance, capacidad de atravesar objetos (incluyendo chalecos antibalas normales) y robustez tienen origen militar.

Armas similares de la prolífica familia AR-15 (a la que pertenecen los fusiles M-4 y M-16 de las fuerzas armadas EE UU) fueron utilizadas en anteriores masacres como la de la escuela primaria de Sandy Hook (27 víctimas más el asesino), la de San Bernardino (14 víctimas más dos asesinos) o la de Aurora (12 víctimas). Los rifles de este estilo se llevan vendiendo más de 50 años en el mercado civil estadounidense.

Un cliente inspecciona fusiles Sig Sauer en una reunión de la Asociación Nacional del Rifle (Foto: Reuters) © Proporcionado por El Confidencial Un cliente inspecciona fusiles Sig Sauer en una reunión de la Asociación Nacional del Rifle (Foto: Reuters)

Por eso muchos de sus detractores califican este tipo de rifles como armas de asalto y piden su control; de hecho su venta estuvo prohibida en los EE UU entre 1994 y 2004. El término ‘arma de asalto’ (con el que a veces se confunde ‘fusil de asalto’) se definió a efectos legales como un arma semiautomática con cargador externo que además tiene dos o más de las siguientes características: culata plegable o telescópica, empuñadora de pistola bajo el cajón de mecanismos, cierre de bayoneta, supresor de fogonazos (o cañón roscado capaz de aceptarlo) y lanzagranadas. Según esta definición el Sig Sauer civil usado en Orlando sería un ‘arma de asalto’ a efectos legales.

No es que importe mucho, porque la ley que prohibía su venta y comercio caducó en 2004 sin que el Congreso de los EE UU la renovase; hoy es perfectamente legal adquirirlas y poseerlas. Sólo algunos estados limitan su disponibilidad o tratan de establecer limitaciones, por ejemplo, en el tamaño de los cargadores, ya que existen versiones a la venta de 75 o hasta 100 cartuchos que hacen aún más letales a estas armas. En otros estados las dificultades son mínimas: Florida, por ejemplo, tiene establecido un periodo de espera de tres días para la compra de pistolas, pero no de rifles; ni siquiera hace falta una licencia, tan sólo mostrar una identificación y pagar 8 dólares por un control de antecedentes. El precio recomendado por el fabricante para la versión básica del Sig Sauer MCX es de 1.866 dólares.Para la industria armamentística la categoría a la que pertenecen estas armas es la de ‘rifle deportivo moderno’, un término mucho menos amenazador. El márketing las publicita como objetos de deseo íntimamente ligados a la masculinidad y el orgullo, y como símbolos de una cierta forma de pensar en la libertad y de defender la propia seguridad.

Las ventas, que han aumentado mucho en los últimos años (más de 3 millones de ejemplares en circulación) se multiplican cada vez que hay una masacre. No por la sensación de inseguridad, sino por el temor de que esta vez el gobierno federal haga algo: muchos estadounidenses corren a echar mano de estos ‘rifles deportivos modernos’ para no quedarse sin uno si se limita su venta. Armas de asalto herramientas de muerte al por mayor, frente a rifles deportivos modernos, simples ejercicios del derecho a la autodefensa y la libertad. Dos nombres para una misma cosa, con dos significados opuestos, para una única y mortífera realidad.

Sig Sauer MCX © Externa Sig Sauer MCX
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon