Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Slim entra en la guerra por los derechos de transmisión de la selección mexicana

Logotipo de EL PAÍS EL PAÍS 29/09/2017 Diego Mancera
Emilio Azcárraga, presidente de Televisa, y Carlos Slim. © R. Angulo Emilio Azcárraga, presidente de Televisa, y Carlos Slim.

La selección de fútbol de México es una mina de oro. Aunque su nivel en la cancha no sea el mejor, sus partidos son reyes de audiencia. Durante años, Televisa y Tv Azteca han acaparado los derechos de transmisión de sus juegos. Ahora hay, al menos, tres ofertas para cambiar el statu quo y transmitir al Tri durante los Mundiales de 2022 y 2026. El magnate Carlos Slim ha entrado a la puja junto a las estadounidenses ESPN y Fox Sports. Esta potente riada espera que la Federación mexicana de fútbol lance la licitación.

José Ramón Fernández, periodista de la cadena ESPN, ha dado el primer tiro. El polemista señaló que la Federación no respetaría las ofertas de otras empresas y las cedería automáticamente a Televisa y TV Azteca. Estas televisoras gozan de una cláusula en sus contratos que les permite renovar por 16 años más. Esto ha dividido a la junta de dueños de los clubes, que deciden en conjunto el porvenir de la selección. Hay diez dueños que buscan smantener las cosas como están. El resto, siete, busca romper con el duopolio.

"La Federación debería licitar los derechos de la selección mexicana durante ese periodo o más corto. Abrir la licitación a otro tipo de cadenas que trabajan en México y que no puede estar viendo el fútbol de la selección colgados de un balcón o arriba de un hotel", señala José Ramón Fernández a EL PAÍS en referencia a las coberturas que realiza ESPN en la periferia de los estadios donde juegue el equipo.

Jorge Fernando Negrete, analista en telecomunicaciones, explica que tras la reforma de Telecomunicaciones las prácticas monopólicas son sancionadas. “Por ejemplo, lo que se llama programación relevante tiene que ser compartida, claramente [la selección mexicana] es una de ellas. Las técnicas para obtener la programación como la extorsión o negociaciones no éticas, en principio, serán sancionables hasta que se consume el hecho”.

ampliar fotoLa selección de México durante un juego eliminatoria.Getty Images

Fernández considera que Televisa maneja como un monopolio a la selección nacional y algunos equipos de la Liga. "Presiona a los clubes, les da con anticipación el pago para obtener jugadores y eso doblega materialmente a un grupo de clubes cuyos recursos son muy escasos o no tienen más que recursos de la publicidad estática, la venta de jugadores y los ingresos de TV. La empresa utiliza esto para tenerlos doblados. Al momento que Televisa quiere que voten por su situación, lo hacen. Este es un tema que se viene tratando desde 1970", considera el comentarista deportivo.

Televisa se erigió como la principal compañía de televisión en México y en Latinoamérica. El fútbol se popularizó a través de su señal. No había otra cadena que transmitiera los partidos de la selección mexicana. Fue hasta con la irrupción de Imevisión, después refundada como TV Azteca, cuando la empresa de los Azcárraga tuvo ceder, en 1994, los derechos de transmisión del Tri y la Liga.

“Televisa ha empezado a sentir, desde hace unos años, la presión en materia de contenidos. Televisa y América Móvil son empresas preponderantes, es decir, tienen restricciones en materia de contenidos porque tienen que tenerlos compartidos. Tienen la misma regulación, la misma normatividad. Ambos tienen plataformas para sacar sus contenidos en distintas áreas. Es la competencia convergente y nos tenemos que acostumbrar”, señala Negrete de la consultoría Mediatelecom.

“Indignante que de un día para otro, la Federación se invente cláusulas, contratos y amenazas para secuestrar al fútbol mexicano los próximos 16 años”, opinó Fernández desde Twitter. “La selección es un producto prohibido, intocable”, considera David Faitelson, quien señala que hay una cúpula del poder que no quiere delegar su dominio.

La experiencia de Slim

La incursión de Carlos Slim no es extraña. El empresario mexicano ha estado involucrado en el fútbol mexicano. En 2012 incursionó como inversor en Grupo Pachuca, en especial con el Club León. En cuanto dispuso de capital, el conjunto esmeralda conquistó dos veces la liga. Aunque la victoria más importante fue la de negociar los derechos de transmisión con la cadena Fox Sports y darle la espalda a Televisa. Hace unas semanas el dueño de América Móvil vendió su participación del club. Ahora Slim se ha aliado con dos portentos de la televisión: NBC Universal y Telemundo. México no es el mercado exclusivo del Tri. En los años recientes no ha parado de crecer en Estados Unidos. Allí es donde los ingresos pueden, incluso, duplicarse. 

“La selección nacional es un producto de primera necesidad. La negociación de sus derechos de transmisión debe ser transparente. Tiene una audiencia muy popular que realmente aprecia ese contenido y donde se genera un enorme valor económico”, analiza Negrete.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon