Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Solo el PP defiende que se imponga la falda a las niñas en el uniforme escolar

Logotipo de EL PAÍS EL PAÍS 28/09/2017 José María Jiménez Gálvez
Un grupo de estudiantes con uniforme escolar. © Proporcionado por ElPais Un grupo de estudiantes con uniforme escolar.

El PP se ha quedado solo este jueves en la Comisión de Igualdad del Congreso. El partido conservador se ha opuesto en este órgano parlamentario a una proposición no de ley, finalmente aprobada, que insta al Gobierno a prohibir la imposición de la falda a las niñas en los uniformes escolares. El partido liderado por Mariano Rajoy ha argumentado que esta propuesta, impulsada por Unidos Podemos, pretende "hurtar el derecho de los padres y de las niñas" a elegir. "Son los consejos escolares los que deciden el uso o no [de esta vestimenta]. Y pocas niñas optan por el pantalón hasta tercero de Primaria", ha repetido la portavoz del PP, que ha dudado de que esta iniciativa "ayude a luchar contra la discriminación de la mujer".

MÁS INFORMACIÓN

  • ¿Es la falda del uniforme escolar una prenda de discriminación sexista?
  • Un colegio impone por primera vez el uniforme de género neutro en Reino Unido

Según ha explicado Sofía Fernández Castañón (Podemos), esta proposición no de ley se ha planteado para que "la vestimenta sea de libre elección, los uniformes no estén segregados por género y no se obligue a llevar falda". "Es de sentido común", ha añadido la representante de la formación liderada por Pablo Iglesias. "No aceptamos que se puedan imponer estereotipos", ha subrayado también Juan Jiménez (PSOE). "[La medida] es fundamental para avanzar por la igualdad", ha remachado Marta Sorlí (Compromís).

La iniciativa ha salido adelante con 18 votos a favor, 14 en contra y 4 abstenciones. Entre ellas, las de Ciudadanos. "Consideramos que hay problemas más importantes, tanto en la educación como en la igualdad, que discutir este tema", ha afirmado la diputada Marta Martín, que ha afirmado estar de acuerdo con el fondo de la propuesta, pero que ha adelantado la abstención del partido liderado por Albert Rivera al "considerar que no hay ninguna norma para obligar a imponer el uniforme sexuado". Este debate se ha abordado el mismo día en el que el Parlamento ha aprobado el Pacto de Estado contra la violencia machista —con 278 votos a favor y 65 abstenciones de los diputados de Unidos Podemos y e Grupo Mixto—.

La proposición no de ley ha llegado al Congreso impulsada por Unidos Podemos, después de que una veintena de colectivos españoles difundiera hace un año un manifiesto donde denunciaba el uso “discriminatorio” de los uniformes escolares. "En función del género se diferencia, mediante la falda o el pantalón, a las niñas y niños en muchísimos colegios. Un hecho que se basa en los papeles que tradicionalmente han sido atribuidos a uno y otro sexo. Y que coloca a las mujeres en posición desigual respecto a los hombres", rezaba el texto defendido por estas asociaciones.

La iniciativa de Podemos recuerda que una sentencia del Tribunal Supremo ya consideró discriminatorio en 2011 que las enfermeras estuviesen obligadas a llevar un uniforme que incluía falda y cofia. "Este vestuario tradicional proyecta al exterior una determinada imagen de diferencias entre hombres y mujeres que no corresponde con una visión actual", subrayaron los magistrados entonces. En esa línea, la proposición no de ley destaca ahora que "la segregación de roles sexuales comienza con el uniforme escolar"; y, por ello, propone que se inste al Ejecutivo, en colaboración con las comunidades autónomas, a aprobar en la presente legislatura una normativa que garantice "la libertad de vestimenta y la no imposición de uniformes diferenciados por sexo en los ámbitos de la enseñanza pública, concertada y privada, así como en el laboral".

España ha recogido así el testigo de un debate que lleva meses instaurado en las instituciones de otros Estados, como Reino Unido. El pasado año, el Gobierno británico lideró una campaña para eliminar cualquier referencia de género en la vestimenta oficial. Y una escuela de la ciudad de Lewes, al sur de las islas, ha impuesto por primera vez en el país el uniforme de género neutro.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon