Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Stuttgart: casas Patrimonio de la Humanidad

dw.com dw.com 18/07/2016 Frederike Müller (RMR/ER)

La UNESCO incluyó dos casas del arquitecto Le Corbusier ubicadas en Stuttgart, en su lista del Patrimonio Mundial. Con ellas, Alemania cuenta con 41 bienes que ostentan ese título.

Las casas Le Corbusier de la Weißenhofsiedlung ya no solo son conocidas entre los amantes de la arquitectura en Stuttgart. Mientras las otras casas del lugar están habitadas, en 2002 se trasladó un museo a las casas pareadas de Le Corbusier. Este muestra fielmente cómo el arquitecto del Modernismo ideó la vivienda en 1927. El año pasado, más de 26.000 personas visitaron la exposición, un 11% más que en 2014. La directora del museo, Anka Krämer, espera que acapare más la atención tras recibir el título de Patrimonio de la Humanidad.

Del Modernismo a "máquinas de casas“

Desde 2002, la ciudad de Stuttgart junto a la Comisión alemana de la UNESCO colaboraron para obtener dicho título. Le Corbusier y 16 arquitectos de renombre, como Walter Gropius y Mies van der Rohe, construyeron casas piloto para una vida moderna en la zona Killesberg de la ciudad. Su credo arquitectónico: fuera lo enroscado, ventanas en voladizo y la arquitectura del Modernismo. Más aire, luz y funcionalidad. Con la Weißenhofsiedlung en Stuttgart lograron redefinir la arquitectura contemporánea en Alemania.

La casa unifamiliar y las pareadas de Le Corbusier son iconos de la historia de la construcción. En Stuttgart llevó a la práctica, por primera vez, sus "cinco puntos de una nueva arquitectura moderna" que lo consagrarían como una de las figuras más importantes de la arquitectura moderna internacional. Utilizó ventanales de fabricación industrial y en vez de paredes masivas usó pilotes de hormigón armado como construcción portante. Ideó la azotea con jardín-terraza, como zona independiente.

En el interior de la casa, las puertas correderas y el mobiliario simple permiten acomodar el espacio a la función de día y de noche. El hogar es una “máquina de vivir” práctica, funcional y construible en serie para las masas. Se trataba de una estética radical. Vida altamente funcional en vez de burguesía tradicional. “Ambos edificios implican una forma de vida que causó una intensa controversia”, según Herbert Medek, coordinador del departamento de Protección del Patrimonio en Stuttgart.

La tercera es la vencida

Le Corbusier era el nombre artístico de Charles-Édouard Jeanneret-Gris. Murió en 1965. Sus construcciones están ubicadas en cuatro continentes. Su obra fue postulada a la UNESCO en una solicitud internacional. Se trata de 17 construcciones repartidas entre Alemania, Francia, Argentina, Japón, Bélgica, Suiza e India que la UNESCO ha declarado ahora Patrimonio de la Humanidad.

Tras dos solicitudes rechazadas en 2009 y 2011, la tercera tuvo éxito. “Se trata del valor excepcional y universal de las obras de Le Corbusier para la arquitectura del siglo XX y ahora se pudo poner de relieve”, dice Katja Römer, portavoz de la Comisión de la UNESCO en Alemania.

Römer señala que ”se eligieron los 17 sitios porque reflejan, de manera singular, la historia arquitectónica de medio siglo”. La solicitud internacional revisada convenció al Comité de la UNESCO, y a partir de ahora Alemania cuenta con el Patrimonio Mundial número 41.

Autor: Frederike Müller (RMR/ER)

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Deutsche Welle

image beaconimage beaconimage beacon