Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Suburra

Notodo Notodo 16/09/2016 Pedro Mateo
Imagen principal del artículo "Suburra" © La Fábrica 2014 @ Imagen principal del artículo "Suburra"

Los escándalos de la "era Berlusconi" y la convivencia entre la mafia y la administración pública han dado como fruto algunas de las mejores producciones italianas de los últimos años: ejemplos como Romanzo di una strage, Roma criminal, Il Divo o Gomorra (el film y la serie) son una prueba palpable de ello. Quién mejor que Stefano Sollima, co-creador de la serie Gomorra, para hacerse cargo de este intenso thriller coral en el que la política, la iglesia y el crimen organizado siguen haciendo de las suyas a lo largo y ancho de las calles de Roma.

Samurai es un exmafioso que, tras años de inactividad, vuelve al mundo de la corrupción por la puerta grande, o al menos eso pretende. Su idea es la de crear un complejo de hoteles, discotecas y casinos similar a Las Vegas en la costa italiana, puede que el argumento nos resulte familiar. Samurai obtiene el beneplácito de la mayoría de las organizaciones mafiosas de la localidad de Ostia (no es una errata sino un barrio periférico de la capital). Aun con esto, a Samurai le falta apoyo y su proyecto, como os decía arriba, se convierte en una guerra entre la mafia, la política y la Iglesia.

La Suburra, en la antigua Roma, era el barrio de las tabernas y los burdeles, en donde los nobles se reunían en secreto con criminales en busca de nuevos negocios y nuevas fortunas. El visionado de esta película ayuda a darnos cuenta de que no han cambiado demasiado las cosas desde los gloriosos siglos del Imperio Romano.


Suburra no pretende ser una crónica de sucesos o una reconstrucción histórica sino un cuento realista, un mundo, una atmósfeta. El cine negro se funde con el western en una sucesión de paisajes nocturnos y lluviosos. Ambición y sangre, plata y plomo, que diría aquel. Y nadie mejor que un italiano para hablarnos de mafia o spaguettis. Sollima lo hace de manera impecable, no titubea, Suburra es directa como un disparo. Probablemente estemos ante una de las imprescindibles del año, hasta el punto de que Netflix ya ha comprado los derechos para una serie de diez episodios.

Una de las polémicas que han rodeado a la cinta fue la del estreno en Ostia, al que asistieron representantes de dos de los clanes más poderosos de Roma, los Spada y los Casamonica. Ambas familias son culpables de gran parte de la extorsión, del narcotráfico y de los homicidios que han sacudido a La Ciudad Eterna en los últimos tiempos.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Notodo

image beaconimage beaconimage beacon