Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Sudán del Sur: ONU denuncia asesinatos masivos de civiles

dw.com dw.com 21/04/2014 Deutsche Welle
© 2014 DW.DE, Deutsche Welle

La misión de Naciones Unidas en el país africano acusó una selección por etnia para cometer las matanzas, que habrían dejado al menos 200 muertos.

La misión de Naciones Unidas en Sudán del Sur, UNMISS, denunció este lunes (21.04.2014) que los rebeldes seguidores del ex vicepresidente Riek Machar asesinaron a cientos de civiles cuando entraron a la ciudad de Bentiu, capital del estado septentrional de Unidad, los pasados 15 y 16 de abril. ONU asegura que entre los muertos hay sursudaneses y extranjeros y que la matanza se llevó a cabo basándose en criterios étnicos y de nacionalidad.

Según las cifras entregadas por UNMISS este lunes (21.04.2014), el total de muertos sería de unos 200, mientras que los heridos sumarían más de 400, solamente entre quienes buscaron refugio en la mezquita de Kali-Ballee. Allí los rebeldes separaron a los civiles por nacionalidad y etnia antes de asesinar a algunos de ellos, tal como sucedió también en una iglesia católica y en un complejo del Programa Mundial de Alimentos.

Una vez que capturaron esta ciudad petrolera, los insurgentes del Ejército Popular de Liberación de Sudán se centraron en atacar a distintas tribus sursudanesas y a ciudadanos procedentes de la región de Darfur. El conflicto estalló en diciembre de 2013, meses después de que el presidente Salva Kiir expulsara del gobierno al vicepresidente Riak Machar. El primero es de la tribu dinka, mientras que el segundo es nuer.

Insurgentes proclaman progresos

Esta diferencia hizo que el conflicto político desatado tras la expulsión de Kiir se convirtiera rápidamente en una guerra étnica. Según el informe de la UNMISS, pese a esto, los insurgentes asesinaron a civiles nuer, entre ellos mujeres y niños que se negaron a participar en las celebraciones de la victoria rebelde. La ONU asegura haber ayudado a cientos de civiles a huir de Bentiu para refugiarse en la base del organismo internacional.

Allí se alojan en la actualidad unas doce mil personas, las que sin embargo tampoco se encuentran seguras. El pasado jueves, decenas de ciudadanos perdieron la vida en un ataque de una turba al campamento de la ONU en Bor, capital del estado de Jonglei. Por ello, la misión de Naciones Unidas pide en su nota que se investiguen llamados realizados por líderes rebeldes que invitan a la violencia.

Por otro lado, los portavoces insurgentes anunciaron este lunes que conquistaron la ciudad de Mayom, considerada de importancia estratégica, donde habrían dado a muerte a numerosos soldados del Ejército de Sudán del Sur. Desde allí intentarán tomar la ciudad de Warrap, donde nació el presidente Salva Kiir. El Ejército, sin embargo, desmintió estas informaciones y aseguró que la región se encuentra bajo su control.

DZC (dpa, EFE)

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Deutsche Welle

image beaconimage beaconimage beacon