Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Suspenso para Tesla: por qué los coches de Elon Musk son muy poco fiables

El Confidencial El Confidencial 26/10/2016 Jaume Esteve

"Retos mayúsculos por delante". Esta es una de las muchas perlas que la revista de la asociación de consumidores de Estados Unidos, Consumer Reports, le dedica a Tesla el primer año que incluye al fabricante en su clasificación de marcas de vehículos. Vaya por delante que la firma de Elon Musk no sale bien parada: ha quedado en la posición 25 de 29 posibles.

No es la primera vez que se habla de los problemas a los que se han enfrentado los clientes de Tesla pero es la comparativa viene a certificar lo que se había comentado desde que el Model X salió a la luz. El nuevo vehículo de gama alta, cuyo precio ronda los 74.000 dólares, es una mina de fallos. Jake Fisher, director de las pruebas automovilísticas de Consumer Reports, no es nada optimista al respecto: "No está nada claro que sean capaces de manufacturar algún día, de manera correcta, las alas de gaviota".

En u na escala de fiabilidad del 0 al 100, Tesla suma unos ínfimos 28 puntos que la dejan en el vagón de cola junto a marcas como GMC, Dodge o Chrysler.

"Como dice el refrán, zapatero a tus zapatos", explica una fuente del sector del autómovil a Teknautas. Los problemas a los que se enfrenta Tesla se deben, en gran medida, a la juventud de la firma. No es lo mismo, afirman esas fuentes, tener automatizado un proceso de fabricación después de más de cien años dedicado a la manufactura de vehículos que hacerlo casi desde cero.

Rubén Fidalgo, experto del sector del automóvil, apunta algunas claves que explican el mal posicionamiento de Tesla en la tabla elaborada por Consumer Reports y que puedes consultar sobre estas líneas. "Cuando te fijas en los acabados interiores, te das cuenta de que es una empresa que fabrica sus coches de manera artesanal. Cuando quieres fabricar un coche de manera masiva, no puedes detenerte durante horas a pulir todos los detalles", opina.

Ese es uno de los problemas que llevan a que las famosas puertas de gaviota traseras del Model X se hayan convertido en un agujero negro para la compañía. Problemas que van desde el mismo funcionamiento hasta problemas porque el agua de la lluvia se cuela en el vehículo al abrirlas.

"Una puerta convencional tiene una junta con el coche que es perpendicular al suelo. Si no entra lluvia de lado, no tiene porque mojarse. Pero en una puerta de gaviota esa junta es horizontal respecto al suelo y el agua se estanca y es complicado evitar que entre", ilustra Fidalgo. 

Pagar la novatada

No es habitual que un fabricante tan joven ponga en el mercado un vehículo en los plazos en los que lo ha hecho Tesla. O eso, por lo menos, opina Fidalgo. "Han partido de cero y lo han hecho en un tiempo récord", explica acerca del Model X.

Lo habitual, explica el experto en automoción, es que los fabricantes tengan una plataforma, como podría ser un Audi A8, sobre la que van añadiendo mejoras ("como si fueran piezas de un Lego"). Cuando se plantea una remodelación por completo, el proceso puede tardar unos dos años, pero porque ya se trabaja sobre una base y unos conocimientos adquiridos en modelos anteriores. Nada de eso ha sucedido en Tesla.

(Reuters) © Proporcionado por El Confidencial (Reuters)

Es probable que Tesla haya pecado de ambiciosa, un hecho que reconocía Elon Musk el pasado febrero. "Quizá deberíamos habernos centrado en añadir menos mejoras", explicaba. Miller ha ilustrado mejor el pecado cometido por Tesla: "Han construido el Model X sobre la plataforma del S pero le han añadido demasiadas complicaciones. Todas esas pequeñas mejoras son capaces de empeorar el coche".

Fidalgo explica que para un pequeño fabricante, como es el caso de Tesla, la premura en los tiempos de fábrica es esencial para competir en el mercado. El precio a pagar son vehículos que todavía no tienen el sello habitual de un fabricante experto: "No tienen el acabado de una factoría que hace miles y tiene estandarizado el proceso de manufactura".

Los fabricantes cuentan con sus encuentras

El equivalente a las puntuaciones de Consumer Reports en España es la Organización de Consumidores. Aunque como explica Alex Shaw, portavoz de Nissan, los fabricantes tienen sus propias encuestas para conocer la satisfacción de los clientes con sus vehículos.

"Lo gestiona una empresa que te permite hacer un análisis del mercado y de tus clientes. Suele hacerse una oleada cada mes y también te ayuda a ver cuál es tu posicionamiento respecto a otras marcas", explica Shaw.

En Nissan sacan pecho por el grado de satisfacción obtenido con el Leaf, su coche eléctrico, una alegría que en Tesla no pueden compartir. Pero Fidalgo cree que el consumidor de Tesla acostumbra a ser más exigente: "Es gente que no pasa una. Lo que podría ser justificable en un Seat León no lo es en un Model X. Y es justificable, porque no tienen el mismo precio".

Las puertas de gaviota del Model X son uno de sus mayores quebraderos de cabeza. (Reuters) © EFE Las puertas de gaviota del Model X son uno de sus mayores quebraderos de cabeza. (Reuters)
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon