Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Taiyō Matsumoto

Notodo Notodo 07/07/2016 José Martínez Ros

Taiyō Matsumoto (1967) es uno de los principales, y más peculiares, autores del manga actual, del mas surrealista y el menos convencional. Sus obras han llegado a cuentagotas en España hasta fechas muy reciente, por lo que es una excelente oportunidad para dar un breve repaso a las obras que están alcance de un lector interesado por el lado más autoral y exquisito del cómic procedente del país del sol naciente. La desgraciadamente extinta editorial Glénat fue la que nos trajo sus primeros trabajos, gracias a los que debe su fama.

Así, primero nos llegó Takemitsu Zamurái (en colaboración con Issei Efuku); un manga de samuráis, ambientado en el Japón feudal, que conocemos por innumerables tebeos, películas y animes, pero que no se parece a ningún otro. Su originalidad reside en dos aspectos. Por un lado, el protagonista es un samurái completamente distinto a los que estamos acostumbrados: un hombre espiritual, humilde y abstraído, imbuido de la filosofía zen que ha renunciado a su katana y lleva una simple espada de bambú y que dedica tanto tiempo a deleitarse con la contemplación de la naturaleza o con los sencillos placeres cotidianos como a enfrentarse a los distintos retos que los autores colocan en su camino. El segundo factor que lo aleja de cualquier referente anterior es el exquisito trazo de Matsumoto, inspirado en la pintura japonesa tradicional.

Después nos llegó la que, tal vez, sea su obra maestra: Tekkon Kinkreet, célebre gracias a su adaptación al anime de 2006, dirigida por Michael Arias. Matsumoto nos conduce a un barrio ficticio, Takara-Cho, de un Tokio distópico, dominado por la violencia callejera y siniestras organizaciones mafiosas. Allí viven Kuro y Shiro, dons niños huérfanos dotados de extraños poderes erigidos en los protectores de su barrio. De nuevo, y con espectaculares resultados, se mezclaba la acción con el misticismo, en una obra en la que se percibía la remota influencia de ese otro clásico del género que fue Akira.



Una vez desaparecida Glénat, quien ha tomado el relevo ECC, quien nos ha hecho llegar las últimas creaciones del mangaka. Por un lado, tenemos una serie abierta: Sunny, un magnífico slice of life lleno de intensidad emocional, nostalgia y un suave humor en parte autobiográfica. Nos muestra a una casa de acogida en la que reside un grupo de niños y preadolescentes que, por distintos motivos, se han visto despojados de sus familias y obligados a convivir.

Matsumoto nos describe a la perfección su psicología y nos describe el carácter de cad uno: inquietos, gamberros o imaginativos, pero todos marcados por un pasado desgraciado. Sunny ha recibido varios premios internacionales y es una obra inmensamente recomendable para cualquier lector con buen gusto y sensibilidad.



La otra joya que tenemos en librerías es Go Go Monster, una obra autocontenida y, de nuevo, con personajes jóvenes. Yuki es un chaval solitario, el típico tipo raro de la clase, convencido de que su escuela encierra un misterio: en el cuarto piso, de acceso prohibido para los alumnos, residen unas criaturas invisibles, algunas positivas y otras malvadas, a los que llama Superstars.

La mayor parte de los profesores y de sus compañeros lo ignoran o se burlan de él, pero un grupo de personajes se sienten atraídos por su esquiva personalidad. Tenemos al señor Ganz, el siniestro y meditabundo conserje del colegio. A Sasaki, un estudiante superdotado que, sin embargo, oculta siempre su rostro con una caja de cartón. Y un nuevo alumno, Makoto, que experimenta una cierta curiosidad por su mundo. ¿Los superstars son reales o es que Yuki está loco?

Extraña y alucinógena, Go Go Monster es una nueva prueba de que Matsumoto es uno de esos autores a los que vale la pena seguir.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Notodo

image beaconimage beaconimage beacon