Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Teatro frente al teatro

EL PAÍS EL PAÍS 06/06/2014 María Lillo
Fachada del teatro Albéniz de Madrid. © Claudio Álvarez Fachada del teatro Albéniz de Madrid.

El teatro vuelve al Albéniz. Solo por una tarde, música, danza y dramaturgia llenarán de nuevo el número 11 de la calle de la Paz. Hoy, desde las 18.00 hasta las 22.00, la Plataforma en Defensa de la Cultura organiza una serie de actuaciones para reivindicar la conservación del espacio al que la Comunidad de Madrid acaba de denegar la posibilidad de ser declarado bien de interés cultural. Sin este blindaje legal que impida dar otro uso al edificio, el teatro, cuyos arcos llevan tapiados desde el 3 de enero de 2009, carece de protección.

más información
  • El teatro Albéniz sale a subasta y termina en manos de un banco
  • Comunidad y Ayuntamiento rechazan quedarse el Albéniz a precio de saldo

Gonzo, colaborador del programa de La Sexta El Intermedio, será el encargado de presentar el evento que lleva por título Hay función en el Albéniz. Una concentración sazonada de actuaciones que inaugurará La Shica, la cara artística de Elsa Rovayo y nuevo descubrimiento de Andreu Buenafuente, autor del guion y director del espectáculo Espain que ella protagoniza.

Después de la exhibición de cante y danza de la artista ceutí, tomarán el relevo Los Pocos, con su actuación musical; la Compañía de las Artes, que presenta el espectáculo de danza La muerte del Cisne; el humor de Gustavo Gonzalo y el circo, de la mano de las varillas de fuego de la actriz-clown Clara Luna. La más representativa será quizás la función El teatro es un acto de resistencia, de Pedro Herrero y Carlos Olalla. Una firme declaración de intenciones que representa el ánimo de lucha de las cerca de 300 personas relacionadas con el mundo de la cultura —como Fernando Trueba, Mario Vargas Llosa o Joan Manuel Serrat— que han pedido a la Comunidad la conservación del coliseo. “Vamos a agotar todas las vías legales para asegurar que el Albéniz no se convierta en un solar para una tienda de ropa o un hotel”, asegura contundente la portavoz de la Plataforma de Ayuda al Teatro Albéniz, Eva Aladro. Aunque esta agrupación no forma parte de la organización del evento, Aladro afirma que apoyan “todos los actos que se realicen con intención de salvaguardar el teatro”. El portavoz del gobierno de la Comunidad de Madrid, Salvador Victoria, anunció a mediados de mayo que iban a declinar la opción de declarar al Albéniz Bien de Interés Cultural porque los informes estudiados resolvían en contra de dicha declaración. Aladro garantiza, sin embargo, que dichos textos de la Real Academia de la Historia y de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando eran positivos.

La Plataforma interpondrá un recurso de reposición y, si su petición es desoída acudirán al Tribunal Superior de Justicia de Madrid. “Si percibimos peligro inminente de derribo, pediremos una medida cautelar de precaución”, advierte la portavoz..

La jornada se cerrará con la lectura de un manifiesto de la Plataforma en Defensa de la Cultura que hará hincapié en la importancia de preservar lo que a su entender representa un símbolo histórico de la cultura madrileña. “Los ciudadanos estamos hartos de que los políticos no escuchen lo que dicen los expertos o lo que opinan los jueces”, afirma la nota de presentación del evento. “No nos gusta que se haga oídos sordos a la firma de muchos ciudadanos anónimos que aman su ciudad. La cultura en Madrid está cada día más amputada y los intereses espurios parece que pesan más que los patrimoniales. No podemos guardar silencio. No vamos a permanecer impasibles”, continúa. Y acaba con un llamamiento a la movilización colectiva: “El Teatro Albéniz es un lugar que por la arquitectura de su edificio y por su historia y valor simbólico cultural e inmaterial merece ser protegido y respetado y eso nos concierne a todos”.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon