Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Televisa y TV Azteca mantienen los derechos televisivos de la selección mexicana

Logotipo de EL PAÍS EL PAÍS 30/09/2017 Elías Camhaji
El equipo mexicano celebra su pase al Mundial. © A. ESTRELLA El equipo mexicano celebra su pase al Mundial.

Televisa y TV Azteca vencieron. Las televisoras han mantenido el control de los derechos de transmisión de la selección de fútbol de México por ocho años más, ha revelado este viernes Alejandro Irrarragorri, presidente del Club Santos Laguna. Los dueños del fútbol mexicano aceptaron la oferta de las cadenas de televisión abierta, que tenían una cláusula de renovación automática en el contrato anterior. Los directivos negociaron, sin embargo, que se eliminara esa cláusula en el nuevo contrato, ante las críticas por el monopolio de los gigantes televisivos que cerraban la puerta a que otros actores del sector participaran del negocio. La negociación abre la puerta a la competencia… pero hasta que terminen los ciclos mundialistas de 2022 y 2026.

MÁS INFORMACIÓN

  • Slim entra en la guerra por los derechos de transmisión de la selección mexicana
  • Slim sale del fútbol mexicano al vender sus acciones de Pachuca y León
  • Televisa sufre en Bolsa tras decepcionar con los resultados del primer trimestre

El dominio de las cadenas de televisión abierta se había visto amenazado esta semana, después de que se dio a conocer que el hombre más rico del país, Carlos Slim había entrado a la puja de la mano de NBC Universal y Telemundo. La oferta, con una cifra reportada de 260 millones de dólares, era superior a la de Televisa, de 200 millones. El órdago de Slim era solo por la exclusividad en plataformas digitales de streaming. NBC y Telemundo querían los derechos para Estados Unidos, en donde residen alrededor de 30 millones de personas de origen mexicano, así como en otras partes del mundo. Los 200 millones de Televisa, según trascendió en la prensa mexicana, eran para hacerse de los derechos en México y Estados Unidos.

Ante la inminente puja por la oferta de Slim y Telemundo, voces de los medios de comunicación de México se alzaron porque se transparentara la licitación, a pesar de que la Federación Mexicana de Fútbol y la selección son entes privados. Uno de los principales críticos fue José Ramón Fernández, un influyente periodista deportivo que trabajó por décadas para TV Azteca y ahora está al frente de los contenidos regionales del canal deportivo ESPN, que también quería participar del negocio en la televisión restringida.

“[Televisa] presiona a los clubes, les da con anticipación el pago para obtener jugadores y eso doblega materialmente a un grupo de clubes cuyos recursos son muy escasos o no tienen más que recursos de la publicidad estática, la venta de jugadores y los ingresos de TV. La empresa utiliza esto para tenerlos doblados. Al momento que Televisa quiere que voten por su situación, lo hacen. Este es un tema que se viene tratando desde 1970”, dijo Fernández a EL PAÍS.

La decisión de hacer valer la cláusula de renovación, que data de 2010, fue aprobada por 12 votos a favor y cuatro en contra. Así se cerró por el momento la posibilidad de una oferta histórica, que hubiera dado ingresos sin precedentes a la selección mexicana y abierto la señal de sus partidos de televisión, desde el supuesto de que se aceptara la propuesta de Slim y se lograra que Televisa cediera parte de su dominio, pero mantuviera el control de la imagen en México. La cláusula que precedía el contrato impedía esta posibilidad, lo que termina el debate, a la espera que los otros oferentes recurran esta decisión.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon