Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Television , leyenda del art punk

La Vanguardia La Vanguardia 01/06/2014 Andy Robinson

Dónde nació el punk y la nueva ola de los setenta? ¿Nueva York o Londres? La panda de post-post punks británicos ya próximos a la tercera edad que acudimos en masa al Primavera Sound este fin de semana (entre ellos, este mismo periodista), citarían quizás en su favor el concierto interpretado anoche por el conjunto neoyorquino Television.

Es uno de esos del nuevo género nostálgico de album concerts, temáticos, retro, dedicados a los elepés míticos, en este caso, Marquee moon, la extraordinaria ópera prima del grupo que salió a la venta en febrero de 1977.

"¡Si 1976 fue el momento; en 1977 ya teníamos Sex Pistols, The Clash, Wire, un montón!", dirían los ingleses. Pero lo cierto es que Television tardó más de tres años en sacar su primer elepé, en gran medida, porque el fundador y guitarrista del grupo, Tom Verlaine, quería producir su propio álbum. Habían grabado un master, bastante bueno, dos años antes con Brian Eno pero Verlaine lo rechazó.

Creado a principios de 1973 por dos jóvenes poetas de 25 años de edad, Tom (Miller) Verlaine y Richard (Meyers) Hell, Television ya había sentado en 1974 muchas de las bases de la revolución musical-estética que se avecinaba: voz angustiada y petulante, letras a veces minimalistas a veces góticas, guitarras lacerantes y/o laberínticas, camisetas rasgadas y pelo corto y, en el caso de Richard Hell, hasta de punta ("anticipando la silla eléctrica", bromeó).

Cuando Hilly Krystal -exdueño del Village Vanguard- abrió las puertas de su club CBGB en la Bowery en diciembre de 1973 entró toda la bohemia del Lower East Side de Manhattan -Patti Smith, Talking Heads, Ramones- y Television actuaba cada domingo. Verlaine incluso había tocado Venus de Milo -que luego se incluiría en Marquee moon- en octubre 1973 en el club de cabaret Reno Sweeny en the Village donde los dos poetas coincidieron con el guitarrista Richard Lloyd recién llegado de Los Ángeles. "En marzo de 1975 ya existía una cultura (punk) viva en CBGBs; Inglaterra estaba missing", dice Dan Savage en su historia del punk England's' dreaming. Malcolm Mclaren pronto llegaría a CBGB y piratearía la marca. Es decir que, por mucho que nos duela a los viejos punks británicos, la nueva ola que transformaría la música a finales de los setenta y primeros de los ochenta nació en el destartalado downtown de Nueva York entre 1973 y 1975. Y Verlaine y Hell -que se habían escapado de un internado en Delaware cinco años antes-, eran indiscutiblemente sus pioneros.

En los conciertos de Television en CBGBs, coincidieron las dos corrientes de la nueva música. Por uno lado la música simple, letra nihilista y estética provocadora del punk. Canciones de Richard Hell como Blank generation, o I don't care y las camisetas que llevaba Richard Lloyd con el lema: "Please kill me" (Por favor mátame) al puro estilo de los Sex Pistols... Por otro lado, las canciones más cerebrales, más largas, de Verlaine como la sublime Marquee moon (que da su nombre al álbum) de largos crescendos y un clímax orgásmico, según el adjetivo de Patti Smith, enamorado de Verlaine por su "cuerpo de Egon Schiele".

Marquee moon era territorio de Verlaine, lejos ya del punk minimalista. Sus ocho canciones rompen con el pasado de rock progresivo, pero al mismo tiempo lo llevan a nuevas alturas. La canción Marque moon dura casi 10 minutos (aun más larga en la versión en directo en Primavera Sound). Sus riffs de dos guitarras (Verlaine, a los 65 años, y Jimmy Rip, que ha sustituido a Lloyd desde el 2007) suben y caen en cascada como las de Led Zepelin o Yes.

Los nostálgicos del formato álbum, recuerdan aquella carátula de Marquee moon, una fotocopia de una imagen de Robert Mapplethorpe (que compartía piso con Patti Smith) en la que los cuatro miembros del grupo parecen indigentes del albergue de homeless alojado en el mismo edificio que CBGB.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon