Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Terreros: “La gente tiene unas ideas sobredimensionadas sobre el dopaje”

Logotipo de EL PAÍS EL PAÍS 29/09/2017 Carlos Arribas
José Luis Terreros, en su despacho, antes de la entrevista. © Álvaro García José Luis Terreros, en su despacho, antes de la entrevista.

La voluntad de discreción de José Luis Terreros (San Asensio, La Rioja, 1956) choca con el ruido que despierta siempre en España, o al menos desde la Operación Puerto, la AEPSAD (agencia antidopaje española), que él preside desde marzo pasado. “La gente tiene unas ideas sobredimensionadas del dopaje”, explica.

Pregunta. No se puede decir que haya hecho mucho ruido en su cargo, ¿no?

Respuesta. La AEPSAD, en cuanto agencia antidopaje, tiene, sí, una vocación de discreción. Y tampoco hemos tenido grandes escándalos.

P. La agencia mundial (AMA), sin embargo, busca siempre dar mucha publicidad a su trabajo para aumentar la conciencia antidopaje en la sociedad...

R. Más importante que la sociedad son los deportistas. Preferimos hacer mucho impacto en deportistas, entrenadores, federaciones, ligas... a que el público esté todo el día con el dopaje. Bastantes escándalos y problemas hay ya en el mundo del deporte... Creo que la gente sabe más de dopaje que de otros aspectos del deporte igual de importantes.

P. ¿Y eso no es bueno?

R. El problema es que la gente está preocupada cuando ve a alguien batir un récord, incluso demasiado preocupada. Yo hablo con los amigos y tienen una idea de que el dopaje es una práctica superextendida, de que no se puede uno fiar de nadie... Pienso que no es así. La gente tiene unas ideas sobredimensionadas sobre el dopaje.

P. Usted lo llama sobredimensión, pero la, digamos, conciencia española de los peligros del dopaje viene de la Operación Puerto, que, 11 años después, sigue abierta...

R. Ha habido muy mala suerte con ese tema, y quizás también un cierto mal manejo... Es un tema de dopaje internacional, aunque el médico sea español, porque los deportistas, eso pensamos, son de muchos países. Más que un escándalo español es un escándalo internacional.

P. ¿En qué estado se encuentra?

R. La semana pasada hablamos con la AMA de ello, y están dando vueltas a cómo recurrir el auto de aclaración que les prohíbe analizar la sangre. Y siguen en marcha analizándola, pero no hay más.

R. ¿La AEPSAD no quiere que se analice la sangre?

P. A mí me parece muy bien que se haga.

P. ¿Colaboran con la AMA para identificar las bolsas?

R. Nosotros, junto a Dinamarca y Holanda, pedimos en mayo a la AMA que nos pasaran los datos que tuvieran para temas de inteligencia, pero no para difundirlos porque eso ya nos dice la Audiencia de Madrid que no podemos. Pero la AMA nos dijo que no nos daría esos datos. Ni a nosotros ni a nadie.

P. ¿No sería necesario publicar los nombres para poder considerarla cerrada?

R. Eso sería lo justo y sería fantástico. Estamos deseando todos saberlo antes de que la gente se olvide de quiénes eran, pero, desgraciadamente, tenemos una sentencia de un juez español y no tenemos más remedio que asumirla.

P. Siempre se puede recurrir, ¿no? ¿La agencia, que no está personada, no podría haber animado a la federación de ciclismo a hacerlo en aras de la transparencia?

R. Yo no animo a nadie a que recurra o deje de recurrir las sentencias judiciales. Eso es un problema de cada uno.

P. ¿Ha hablado recientemente con Eufemiano Fuentes?

R. No, hace muchos años que no he hablado. Después de la facultad de Navarra ya hablamos alguna vez, y si me lo encontrase hablaría con él... Y le preguntaría para saber todo esto.

P. ¿Cuántos positivos ha habido en el deporte español en sus seis meses?

R. No lo sé.

P. Solo se ha publicado un sancionado, un deportista de patín en línea...

R. Solo se publican los muy graves, lo que habría que revisar. Y no sé decir si ha sido el único, pero habrá alguno más en periodo de incoación, varios. Tenemos bastantes expedientes entre manos, pero ninguno que pueda dar titulares. Hoy habré firmado 10 o 12 aperturas de expediente a deportistas, desgraciadamente...

P. ¿Desgraciadamente? ¿No es un indicio de buen trabajo descubrir el máximo número posible?

R. Yo no lo sé. Es un dilema: ¿cuantos más descubres es que trabajas mejor o es que hay mucho dopaje en el ambiente? Creo que dentro de nuestras posibilidades económicas estamos trabajando bien. Y estoy, sobre todo, esperanzado con tener pronto algún caso con el pasaporte biológico, que aplicamos cada vez más. Ya hay datos de gente a la que posiblemente se le pueda incoar expediente por dopaje.

P. Como médico del deporte, usted pertenece a la generación más brillante, digamos, del deporte español. Algunos de sus compañeros se pasaron al llamado lado oscuro...

R. Si hay alguien consciente de eso soy yo. Yo podría haber ganado mucho dinero igual que otros médicos. Tengo los conocimientos y podría haber tenido las posibilidades. Pero nunca jamás... ¿Cómo no voy a ser consciente? Conozco personalmente a muchos de ellos y ya antes de estar en este puesto les he dicho todo lo que les tenía que decir.

P. ¿Cree que siguen ejerciendo en el lado oscuro?

R. Estamos atentos a ello y tenemos información de que algunos sancionados están trabajando con equipos y deportistas, y ya les hemos avisado a estos de que no podían trabajar con esos médicos, que se arriesgaban a tener una sanción.

P. ¿Qué médicos?

R. No se lo voy a decir.

P. El último caso de dopaje de un deportista importante en España ha sido el del campeón olímpico Samuel Sánchez. ¿Ha hablado con él para investigar la posible implicación de su entorno?

R. No. Su expediente lo lleva la UCI y no podemos entrar ni ofrecerle una reducción de sanción si colabora.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon