Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

'The disaster artist', extravagante Concha de Oro

Logotipo de El Mundo El Mundo 30/09/2017 LUIS MARTÍNEZ

Se antojaba difícil equivocarse, pero, como todo, es proponérselo. En una edición de Zinemaldia entre brillante y, aceptémoslo, inolvidable, el jurado presidido por John Malkovich se empeñó en ser él, que no las películas, el que quedara para el recuerdo. Es rara esa afición de algunos a quedarse mirando el dedo (el suyo) cuando señalan el cielo. De esta guisa, recién leído el palmarés costaba menos trabajo pensar en los ausentes que justificar las presencias. Ni la furiosa radicalidad de 'The captain', del alemán Robert Schwentke, ni la delicada y profunda mirada de Nobuhiro Suwa en 'The lion sleeps tonight' ni la fábula sucia con la que Ivana Mladenovic sorprende en 'Soldiers, story from Ferentari' ni, y esto casi duele más, la elegante y perfecta transparencia, siempre en carne viva, con la 'Méndez Esparza' retrata la desesperación de los que siempre pierden...

Es decir, ninguna de las obras mayores (¿por qué no incluir 'El autor', de Martín Cuenca?) que pasaron la sección oficial mereció la más mínima atención del fallo, en su más amplio sentido, del jurado. 'Pororoca' -la cinta de Constantin Popescu que sin duda es el más desesperado, contundente y sabio ejercicio de cine visto este año en el certamen- se tuvo que conformar con la categoría de mejor actor. Lo cual está bien por justo para un gran Bogdan Dumitrache, pero es claramente insuficiente.

Así las cosas, 'The disaster artist', de

James Franco

, se hizo con la Concha de Oro. En un principio, podría ser hasta loable este empeño por reivindicar la comedia, siempre tan castigada en los festivales. El director que también es protagonista consigue, justo es admitirlo, retratar de manera tan divertida como frontal (sin ironías ni cargantes cinismos) la aventura oligofrénica y voraz del rodaje de 'The room', de Tommy Wiseau, probablemente, y con permiso de Ed Wood, la peor película de la historia del cine. O una de ellas. El acierto de Franco consiste en no sentirse superior, en literalmente copiar, en no abandonarse en lirismo innecesarios. La película es así, y desde el primer fotograma, una fiesta a la que es imposible no sumarse con entusiasmo. Es cine que se pregunta por el propio valor del cine; es cine arrojado a las fauces de una audiencia básicamente con hambre. De todo. La idea es viajar desde la extrañeza a la alucinación pasando por el simple disparate. Y claro, no hay forma de resistirse. Lo extraño es que una película tan desprejuiciadamente simple (nada que objetar) haya acabado en la parte más alta del palmarés. Alguien podría pensar que Malkovich y su gente tenían ganas de seguir con 'las risas'. Eso o que se dejaron llevar por la pereza. Todo puede pasar. Es proponérselo.

El premio del jurado para 'Handia' también sorprende. Aunque, la verdad, es coherente con el anterior. Al fin y al cabo, se ha acabado por dar prioridad al cine más claramente comercial ignorando todo lo nuevo, lo radical, lo interesante o, sencillamente, lo excelente. Un tribunal compuesto por aficionados ocasionales habría resuelto algo parecido. La cinta de Aitor Arregi y Jon Garaño sobre la leyenda del gigante de Antxo es un notable y brillante esfuerzo de producción más pendiente de asombrar (que lo hace) que de arriesgar. Toda la película discurre por la pantalla con elegancia empeñada en levantar acta del mito. Agrada su contención, despista su falta foco. Sea como sea, se entiende mal que un apartado reservado siempre para las propuestas más extremas acabe precisamente en la más convencional, por correcta, de todas las exhibidas.

El resto del palmarés no es tanto que siga la misma tónica como que simplemente ya no tiene remedio. Que la puesta en escena de Anahí Beneri aparezca como la mejor de todas convence, pero no del todo. 'Alanis', su película, es sin duda un meditado esfuerzo de cine, digamos, físico. La historia de amistad de dos mujeres es convertida en el escenario de una extraña eucaristía de sexo y carne desde la gravedad de lo evidente, de lo crudo, de lo sucio. La película gira toda ella alrededor de la secuencia de un polvo triste, tan magnética como repulsiva. Y en ella, la directora resume el ideario de una película agria, iluminada y voraz. Es el rito del sexo, pero al revés, 'desritualizado'. La extrañeza del premio viene de la mano de que Berneri había exhibido más contundencia en películas anteriores como 'Aire libre'. En eso y en que competía con colegas en un registro quizá dos o tres octavas por encima. Nos referimos a la lista de películas citadas en el primer párrafo.

En los apartados dedicados a los intérpretes, esos sí, no hay forma de presentar objeción alguna. No en balde Malkovich cuando deja de ser Malkovich, es fundamentalmente actor. Sofía Gala lo da todo en la citada 'Alanis', pero lo ofrece con una delicadeza que subyuga. Y, por supuesto, Dumitrache llega casi a la ofensa en su exhibición de padre desesperado por la desaparición de su hija en 'Pororoca'. Además, si sirve para que la mejor película entre en la lista, bienvenida sea la mención. Ya por último, sobre el premio al guión a 'Una especie de familia', de Diego Lerman, sólo decir que se nota demasiado que el jurado llegó a los postres de la cena de deliberación con ganas de acabar. Suena raro que una película que descansa en la mirada de Bárbara Lennie entre en el palmarés por probablemente lo menos destacable.

Y así las cosas, y por resumirlo mucho, mal palmarés para un gran festival. Todo es proponérselo.

© Proporcionado por elmundo.es

PALMARÉS

  • Concha de Oro. 'The disaster artist', de James Franco.
  • Premio del Jurado. 'Handia', de Aitor Arregi y Jon Garaño.
  • Directora. Anahí Berneri por 'Alanis'.
  • Actor. Bogdan Dumitrache por 'Pororoca', de Constatin Popescu.
  • Actriz. Sofía Gala Castiglione por 'Alanis', de Anahí Berneri.
  • Guión. Diego Lerman y María Meira por 'Una especie de familia', de Diego Lerman.
  • Fipresci (Premio de la crítica). 'La vida y nada más', de Antonio Méndez Esparza.
  • Premio Feroz. 'The disaster artist'.

Leer

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon