Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Tragedias de última hora

El Mundo El Mundo 07/06/2014 DAVID PALOMO

Pasa el fútbol por ser la religión con más devotos del planeta, la que reúne el mayor número de confesiones y la que hace del rezo una obligación a pocos días del Mundial en pos de contar con sus estrellas para el evento. Sin embargo, la fe o la creencia en la placenta de yegua son meras utopías cuando las articulaciones dicen basta.

Los últimos en caer necesitan poca presentación: Marco Reus deja huérfana a Alemania tras sufrir una rotura parcial de los ligamentos de su tobillo izquierdo y Ribéry hace lo propio con Francia aquejado por problemas en la espalda. A estos dos, se les une el capitán ruso, Roman Shirokov, que se fue lesionado en el último partido de preparación ante Marruecos (2-0). "Tiene un gran papel en el equipo, pero ahora otros tendrán la oportunidad de demostrar lo que son capaces de hacer. Soy de esas personas que creen que el vaso siempre está medio lleno", confesó el seleccionador Fabio Capello a modo de consejo para el resto de combinados.

Estas tragedias nacionales son si cabe más dramáticas cuando restan pocos días para que el sol brille con la pelota de por medio, como dejó entrever Joachim Löw tras conocer el alcance de la lesión de Reus, que estará seis semanas de baja. El jugador del Borussia Dortmund era uno de los llamados a brillar en este Mundial. Tras anotar 16 goles en la Bundesliga, era una de las grandes esperanzas de Alemania y uno de los comodines del técnico germano en el ataque.

Su movilidad, su capacidad para adaptarse a cualquier posición y su velocidad lo hacían indispensable en una selección que empieza a encontrar su juego después de sendos empates ante Polonia (0-0) y Camerún (2-2). En el último partido contra Armenia, la Mannschaft goleó (6-1). Eso sí, lo hizo sin Reus, en la segunda parte. Quizá, la única buena noticia para una de las grandes favoritas.

Alemania y Francia, las más tocadas

La otra selección que ve como poco a poco se diluyen sus esperanzas por ser protagonista es Francia. Ribéry, con problemas en la espalda, no ha podido llegar en plena forma a Brasil, poniendo fin a una de las peores temporadas de su carrera. Tras quedar tercero en la pelea por el Balón de Oro que ganó Ronaldo, sus buenas actuaciones se cuentan con los dedos de la mano.

© Proporcionado por elmundo.es

En el Bayern pasó de ser la estrella de Guardiola a ser prescindible, sobre todo, después de su mala eliminatoria ante el Real Madrid, y sin recuperar su nivel entre lesiones y la ausencia de 'cariño' del cuerpo técnico. Los galos tendrán que aprender a vivir sin él antes de lo esperado, como han hecho en la fase de preparación, donde han conseguido una victoria (4-0) ante Noruega y un empate (1-1) contra Paraguay.

A éstos, se unen una gran lista de jugadores que se perderán el Mundial por lesión: Thiago, Valdés, Walcott, Gündogan, Van der Vaart... Y, sobre todo, Radamel Falcao, que hasta última hora ha tratado de acompañar a los suyos a Brasil, pero que finalmente se tendrá que conformar con animar desde la grada. "Es un momento difícil, pero apoyaré al equipo desde fuera", comentó tras confirmar su ausencia. Y añadió en su cuenta de Twitter: "Sólo puedo sonreír por haberlo intentado hasta el final".

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon