Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Trapero evita la reunión y mantiene su rechazo a recibir órdenes de la Guardia Civil

Logotipo de La Vanguardia La Vanguardia 26/09/2017
Un mosso d’esquadra, un guardia civil y dos policías nacionales frente a la Delegación del Gobierno, ayer por la tarde © Image LaVanguardia.com Un mosso d’esquadra, un guardia civil y dos policías nacionales frente a la Delegación del Gobierno, ayer por la tarde

El major de los Mossos d’Esquadra, Josep Lluís Trapero, no acudió ayer por la tarde a la primera reunión convocada por el coronel de la Guardia Civil y número tres del Ministerio del Interior, Diego Pérez de los Cobos. Pero entregó un escrito de cinco folios al fiscal jefe de Catalunya, José María Romero de Tejada, en el que insiste en la necesidad de que la coordinación policial para impedir el referéndum del 1 de octubre se haga en el marco de la Junta de Seguridad de Catalunya.

A la cita en la Delegación del Gobierno acudió uno de los dos comisarios principales de los Mossos, Ferran López, responsable de la coordinación territorial de la policía catalana. Llegó, entregó el escrito dirigido al fiscal jefe, y permaneció la hora escasa que duró el encuentro de los responsables policiales. También facilitó una copia del plan de actuación elaborado la semana pasada por los Mossos para evitar el referéndum, y que se hizo en cumplimiento de la orden del fiscal general del Estado.

El jefe de los Mossos manda a su número dos a la primera cita con Pérez de los Cobos

Precisamente a ese plan de actuación policial hace referencia Trapero en su escrito al fiscal. Pero antes, resume en un párrafo lo que implica para el cuerpo policial que dirige someterse a las órdenes de un coronel de la Guardia Civil. La medida adoptada por Romero de Tejada “afecta a la profesionalidad y prestigio” de los Mossos d’Esquadra, asegura. Y además cuestiona su “dedicación y compromiso” con las funciones que le son propias y que desarrolla con “el más absoluto rigor, respeto y lealtad al ordenamiento jurídico”.

Trapero reitera al fiscal jefe de Catalunya que no cuestiona su decisión de coordinar las diferentes actuaciones policiales dirigidas a prohibir el referéndum. Pero le recuerda, una a una, las reuniones celebradas con la asistencia de los mandos de la Policía Nacional y la Guardia Civil en Catalunya, el comisario Salvador Trapote y el general Ángel Gozalo, y en las que preguntó si había nuevas instrucciones dirigidas a los Mossos. Y siempre se les respondió que no.

Hasta ahora, sólo la policía catalana ha presentado en la Fiscalía un plan de actuación diseñado para evitar el referéndum del 1 de octubre. Así lo recuerda el major en su escrito. “Mossos ha cumplido escrupulosamente y en todo momento con los requisitos y las órdenes dadas por la Fiscalía, sin que haya recibido ninguna directriz u orden de ampliar o modificar su forma de actuación”, insiste.

La policía catalana insiste en que sea la Junta de Seguridad el órgano de coordinación

Por eso, si no hubo en todos estos días ninguna orden nueva y los Mossos están dispuestos a coordinarse con el resto de policías, Trapero insiste en la necesidad de que sea cualquiera de las mesas previstas en la Junta de Seguridad de Catalunya la que vele por esa coordinación policial.

Y advierte que hacerlo de otra manera, supeditando la estructura de mando de los Mossos a las órdenes de un coronel de la Guardia Civil, “supondría de facto retirar las competencias de mando y gestión operativa de los Mossos”. El jefe de los Mossos le viene a decir al fiscal que no puede reconocer el mando del coronel Pérez de los Cobos porque eso implicaría renunciar a sus propias competencias como major. Y le insiste en que acatará la instrucción de la Fiscalía, pero que entienda su postura desde “la legítima necesidad de velar por la defensa del prestigio y las competencias de los Mossos”.

Por lo tanto, la pelota vuelve a estar sobre el tejado del fiscal jefe de Catalunya, que tiene previsto convocar a todos los mandos este miércoles, nuevamente en su despacho de Barcelona.

¿Cómo se ha interpretado el último movimiento de Trapero desde el Ministerio del Interior? Pues quitando hierro y tensión al conflicto. Para empezar, valoraron “muy positivamente” que fuera el comisario Ferran López y no el major el que acudiera a la reunión en la Delegación del Gobierno. Le conocen porque ya ha asistido a anteriores reuniones celebradas en Madrid para la evaluación del riesgo antiterrorista y aseguran que “es más policía y menos político que Trapero”.

A la espera de lo que pueda decir el fiscal jefe de Catalunya ante el escrito del jefe de los Mossos, ese mismo responsable del Ministerio del Interior aseguró que es “innecesario” que la coordinación policial se concrete en la Comisión de Coordinación de la Policía de Catalunya. “Estamos ante un asunto que ya ha sido judicializado, y ha sido el fiscal quien ha optado por esta vía de coordinación”. Y añadió que no será el Ministerio del Interior el que cuestione ahora la decisión del fiscal. “Si el caso no estuviera judicializado, sería perfectamente lógico convocar esa comisión, pero no es el caso”.

Trapero defiende que el cuerpo ejerce sus funciones con “rigor, respeto y lealtad”

Tan convencidos están en el Gobierno central de que será el coronel Pérez de los Cobos quien dirija la coordinación de los dispositivos policiales de los próximos días en Catalunya, que este ya avanzó que quiere que las próximas reuniones se celebren de manera rotatoria en dependencias de los tres cuerpos. Y que la próxima se convoque en una comisaría de los Mossos. El comisario Ferran López pidió ­esperar a ver qué decide el fiscal antes de agendar dónde realizar el siguiente encuentro.

En paralelo al escrito de Trapero, los servicios jurídicos de la Generalitat han abierto varios frentes judiciales, con denuncias en los tribunales sobre la decisión del fiscal, al que acusan de haberse extralimitado en sus funciones y de no haber tenido en cuenta que colocar a un coronel de la Guardia Civil por encima de la línea de mando es retirar competencias a los Mossos.

El colectivo de los Mossos está viviendo este conflicto competencial con preocupación y a la expectativa, aunque la jefatura ha levantado un muro de contención para que la presión no baje al resto de policías. Para el major Trapero es fundamental que los policías se mantengan tranquilos y serenos en sus quehaceres y que sean ­conscientes de que cualquier responsabilidad ante las decisiones que se tomen recaerán sólo en él y en su primera línea de mando, sus comisarios.

Interior no quiere cuestionar la decisión del fiscal porque el caso está judicializado

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon