Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Trias cede ante el Ateneu Harmonia de Sant Andreu en plena crisis por Can Vies

La Vanguardia La Vanguardia 30/05/2014 Meritxell M. Pauné

El alcalde de Barcelona, Xavier Trias, aplacó este miércoles un fuego en Sant Andreu que amenazaba con sumarse a la revuelta de Sants por el desalojo del CSA Can Vies. La Federación de Entidades Ateneu Harmonia, que agrupa a 12 colectivos del barrio y reivindica desde hace siete años la gestión ciudadana del Casal de Barri de Sant Andreu, será quien finalmente se haga cargo del equipamiento. La Federación ha seguido en todo momento los cauces oficiales y burocráticos para solicitar el espacio, pero su proyecto fue descartado en un concurso de adjudicación plagado de sospechas.

La negativa, que suscitó una notable indignación vecinal y bastante repercusión mediática, minaba la vía del diálogo que Trias estaba proponiendo al centro okupa de Sants. Por las redes sociales y entre el tejido asociativo de Sants se empezaba a utilizar el chasco de Sant Andreu como prueba de la "inutilidad" de la vía política. Y el alcalde decidió cortar por lo sano: se comprometió en persona a buscar una fórmula que permita revertir el procedimiento administrativo que dejó fuera al Ateneu Harmonia y prometió a la Federación que en un plazo de 15-20 días podrá estrenar el Casal, que volverá a enmarcarse en el modelo de Gestión Ciudadana.

"Estamos en negociaciones y tenemos que acordar de qué manera exactamente entrarán a gestionar el espacio, pero sí, será para el Ateneu Harmonia", confirman fuentes municipales. En una nota de prensa emitida este jueves, la Federación tildaba la reunión de "un primer paso para desencallar la situación" y consideraba el conflicto "en vías de solución". Delegados de ambas partes constituirán un grupo de trabajo para redactar el convenio definitivo, que tendrá como base el proyecto de funcionamiento y programación de actividades ya presentado por el Ateneu Harmonia. Se reunirán de nuevo el viernes 6 de junio, según las entidades.

"El alcalde nos reconoció que se habían cometido errores, pero enseguida dijo que no quería hablar del pasado sino encontrar una solución de futuro y que había que hacer posible que lleváramos la gestión de este Casal", rememora Xavi Serrà, integrante de la federación. Aunque rechazan ser moneda de cambio en las negociaciones con el colectivo de Can Vies -con quien se han solidarizado-, defienden la vía dialogada no sólo como arma para resolver el conflicto, sino como norma general. "No sólo aceptamos sino que pedimos el acompañamiento del Distrito en la elaboración del convenio y en el día a día del centro", asegura Serrà.

En cuanto a las 19 entidades que el Distrito anunció sin previo aviso que utilizarían espacios del Casal, Serrà asegura que igualmente podrán realizar actividades en el equipamiento, porque "estará abierto a todo el mundo". En cambio, el Ateneu Harmonía se opone a destinar parte de las cuatro plantas del equipamiento a almacenes de material o sedes de asociaciones, "porque un Casal de Barri no es un hotel de entidades, sino un lugar vivo" en el que se realizan actividades abiertas al público. Pero también en eso encontraron a Trias predispuesto: "El alcalde se abrió a buscar lugares alternativos y señaló que la Fabra i Coats es muy grande".

El encarrilamiento de la pugna en Sant Andreu allana también el camino al Acuerdo de Gestión Ciudadana que el consistorio -a través del Comisionado de Participación y Asociacionismo, Carles Agustí- negocia desde hace dos años con los gestores asociativos de equipamientos públicos de la ciudad. Estandarizará la cesión de espacios, para que deje de hacerse a granel, y dotará al municipio de un reglamento específico para este tipo de cogestión. Su aprobación definitiva está prevista para mediados de julio.

Génesis
El conflicto fue en aumento a partir de Sant Jordi, cuando el distrito de Sant Andreu comunicó a las entidades que había declarado desierto el concurso para otorgar la gestión del Casal y que estudiaría otras opciones, incluida la concesión a una empresa privada o a una entidad sin ánimo de lucro ajena al territorio. Fuentes del Distrito se limitaron a responder que era una decisión tomada meramente por "criterios técnicos", ya que "ninguna de las propuestas presentadas llegaba a la puntuación mínima". Las alegaciones al concurso, presentadas por la federación el pasado viernes, podrían ser una buena vía jurídica para el consistorio para reasignar la concesión.

La reunión llega tras una concurrida protesta celebrada el pasado sábado en forma de cercavila festiva, que recorrió las principales calles del barrio y terminó frente a la Fabra i Coats, donde está el Casal. La marcha no acabó con la ocupación del equipamiento, como se habían anunciado, por el cierre extraordinario del recinto que dictó el regidor Raimond Blasi (UDC), el cambio de cerradura de la puerta principal y un notable despliegue policial en el interior.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon