Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Triunfo de la izquierda portuguesa

Logotipo de El Mundo El Mundo 02/10/2017 AITOR HERNÁNDEZ-MORALES

Dos años después de que el socialista António Costa se hiciera con la jefatura del Gobierno gracias a una inédita alianza parlamentaria con el Partido Comunista Portugués (PCP) y los marxistas del Bloque de Izquierda (BI), los electores lusos mostraron su satisfacción con el rumbo del país al votar mayoritariamente a favor de los partidos de la izquierda en las elecciones municipales de ayer.

© Proporcionado por elmundo.es

Al cierre de esta edición, el Partido Socialista (PS) se perfilaba como ganador absoluto de los comicios, manteniendo su control sobre la mayoría de los 308 municipios lusos. El gran perdedor era el conservador Partido Social Demócrata (PSD), que fracasó en su intento de conquistar Lisboa y Oporto y registró pérdidas a nivel nacional, factor que pondrá en duda la continuidad del ex primer ministro Pedro Passos Coelho al frente del partido.

El triunfo de los socialistas en estos comicios fue confirmado con la reelección de sus regidores en tres de los cuatro municipios más poblados del país vecino. Fernando Medina, sucesor de Costa como alcalde de Lisboa, consiguió un segundo mandato. Entretanto, Eduardo Vitor Rodrigues fue reelegido alcalde de Vila Nova de Gaia, y Basílio Horta mantiene su puesto en Sintra. En Oporto, sin embargo, el socialista Manuel Pizarro no consiguió derrocar al carismático alcalde independiente Rui Moreira, que repetirá al frente del ayuntamiento tras una durísima campaña que vio la ruptura total entre el regidor y el PS, con el que gobernaba en coalición. Pizarro descartó futuros pactos con el alcalde, pero poco importa, ya que Moreira ha aumentado su margen de votos de tal manera que es probable que gobierne la ciudad invicta con mayoría absoluta.

El PSD quedó en tercer lugar tanto en Lisboa como en Oporto, por lo que sólo puede presumir de mantener su control sobre la aristocrática Cascais y la ciudad costera de Oeiras. Los electores conservadores se mostraron desilusionados por la desastrosa campaña de Teresa Leal Coelho, transfiriendo sus votos a Asunção Cristas, presidenta del tradicionalmente aliado Centro Democrático Social-Partido Popular.

Los resultados electorales suponen un duro golpe para Passos Coelho, que ha visto como su tirón entre el público portugués y relevancia dentro del partido que lidera ha decaído a medida que ha mejorado la economía portuguesa durante los últimos dos años.

Pese a sus pronósticos augurando el colapso financiero del país, bajo el ministro de Finanzas Mário Centeno -y gracias al boom de turismo registrado en el país vecino-, Portugal ha conseguido reducir su déficit de manera notable y este año la economía crecerá un 2,5%. Quien consiguió el máximo número de votos en las últimas elecciones legislativas -pero no el número suficiente de escaños para repetir como primer ministro- ahora se encuentra expuesto ante rivales como Rui Rio, ex regidor de Oporto, considerado como su probable sucesor como líder del partido.

En las filas socialistas, en cambio, los buenos resultados en las municipales animan a quienes sueñan con un Gobierno Costa con mayoría absoluta, libre de las intromisiones de los partidos de la izquierda que actualmente le sostienen con su alianza parlamentaria.

Leer

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon