Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Trump estrecha los lazos de EEUU con una España unida

Logotipo de El Mundo El Mundo 27/09/2017 elmundo.es

La reunión bilateral entre el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el español, Mariano Rajoy, confirmó ayer la solidez de las relaciones entre ambos países en temas clave como el comercio o la lucha antiterrorista. El encuentro trascendía el desafío interno al que se enfrenta España con el referéndum ilegal que los separatistas quieren celebrar el próximo domingo, pero Rajoy logró un apoyo explícito de su anfitrión en favor de la unidad de España. Aunque habría sido deseable que la declaración de Trump en defensa de la integridad territorial de nuestro país hubiera estado más documentada, lo cierto es que el énfasis en afirmar que "como presidente de Estados Unidos" quiere que España permanezca unida es un aval importante para el bloque constitucionalista, que desea poner fin cuanto antes al delirio independentista.

Pese a las excentricidades de Trump, la relación bilateral con Estados Unidos debe ser uno de los ejes fundamentales de nuestra política exterior. Creemos que, con acierto, el presidente español siempre lo ha entendido así. Es oportuno recordar que a Rajoy le corresponde el mérito de haber restablecido la amistad con la que sigue siendo primera potencia económica mundial tras el desdén con el que José Luis Rodríguez Zapatero trató a EEUU para hacer gala de su oposición a la guerra de Irak.

La de esta semana es la segunda visita de Rajoy a la Casa Blanca. La primera tuvo lugar en 2014 con Barack Obama como anfitrión. Mucho ha cambiado la situación y la imagen de nuestro país en estos años en los que la recuperación económica se ha asentado y se ha convertido en la mejor tarjeta de presentación de España en el exterior.

La dureza del discurso de España contra los abusos del chavismo en Venezuela y la rotundidad con la que nuestro país ha roto relaciones con Corea del Norte -con el cierre de su embajada en Madrid ante la escalada de la tensión por la crisis nuclear- son también un buen aval para acudir a Washington. De hecho, así lo destacó Trump en la rueda de prensa posterior a la reunión bilateral, al subrayar el papel activo que nuestro país está jugando en estos conflictos.

El populismo y el estilo provocador de Donald Trump nos ha llevado a criticar su forma de hacer política en numerosas ocasiones. Sin embargo, es el presidente elegido por los estadounidenses y es vital mantener una relación sólida y cordial con él. No en vano, Estados Unidos es el primer inversor extranjero en España, como recordó ayer Rajoy. Además, es un socio imprescindible en materia de Defensa y lucha contra el terrorismo yihadista.

© Proporcionado por elmundo.es

Por ello, el hecho de que Trump afirmase que nuestra relación es "más fuerte que nunca" es una buena noticia para España, que debe servir como revulsivo ahora que el separatismo trata de hacer mella en la moral del país.

La visita de Rajoy a Washington iba a ser el inicio de una gira internacional del presidente. Sin embargo, la gravedad de lo que ocurre en Cataluña ha obligado a Moncloa a cancelar su presencia en la cumbre europea de Tallin este jueves y viernes. No obstante, los líderes de la UE también están con Madrid en la defensa de la unidad de España, como demostró ayer el presidente francés, Emmanuel Macron. En un discurso solemne que pronunció en la Universidad de la Sorbona en favor de la refundación de Europa, el presidente galo alertó del peligro del populismo -en alusión al reciente resultado de las elecciones alemanas- y el nacionalismo -que ha censurado otras veces en referencia a Cataluña- como las grandes amenazas del proyecto europeo.

El unánime respaldo de la comunidad internacional al Estado español en su defensa de la democracia y la ley prueba la soledad de los separatistas. Además, debe servir para recordar que, en el actual orden mundial, la senda que garantiza el futuro es la integración de los Estados de Europa, tan opuesta al aislacionismo por el que lucha el independentismo catalán.

Leer

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon