Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Trump tantea a Warsh y Powell para dirigir la Reserva Federal

Logotipo de EL PAÍS EL PAÍS 29/09/2017 Sandro Pozzi
Donald Trump, presidente de EE UU, ayer durante un discurso © Michael Conroy Donald Trump, presidente de EE UU, ayer durante un discurso

Kevin Warsh escala posiciones en la lista de potenciales candidatos a dirigir la Reserva Federal cuando a final de enero caduque el mandato de Janet Yellen. La decisión última es de Donald Trump. El presidente dio hasta ahora pocas indicaciones de su favorito, pero espera cerrar el proceso de selección en dos o tres semanas. La reunión con el exgobernador del banco central de Estados Unidos se celebró el jueves. Un día tuvo otra con el gobernador Jerome Powell, junto a dos citas más que no se precisan.

MÁS INFORMACIÓN

  • La polémica racista complica la reelección de Yellen al frente de la Fed
  • El vicepresidente de la Reserva Federal de EE UU dimite “por motivos personales”
  • Ivanka desayuna a solas con Yellen
  • Yellen advierte del riesgo de un exceso de optimismo y defiende la regulación

La Casa Blanca confirmó la celebración de los dos encuentros y que se trató la cuestión de los cambios en la institución. Pero dejaron claro que en este momento no hay una propuesta sobre la mesa. También estuvo presente el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin. La reunión es, sin embargo, una indicación de que la decisión está a poco de producirse. El elegido deberá pasar después por el examen del Senado para que su cargo sea efectivo.

La presidencia de la Reserva Federal se considera el puesto más importante en el mundo de la economía. Kevin Warsh es también un veterano de Wall Street, como Gary Cohn, que hasta los choques raciales del pasado verano en Virginia sonaba como la figura con más opciones. El antiguo ejecutivo de Goldman Sachs, sin embargo, está plenamente dedicado a sacar adelante la reforma del sistema fiscal. Por su parte, el mandato de Jerome Powell vence en 2028.

Kevin Warsh es el mejor colocado en este momento. Está casado con la nieta del empresario Ronald Lauder, patrón de la compañía de cosméticos Estée Lauder. El detalle no es menor, porque el magnate es un viejo amigo de Donald Trump desde que coincidieron hace cinco décadas en la Universidad de Wharton. Es de sobra conocido, de hecho, que el presidente de EE UU guía sus decisiones por los consejos que le dan sus confidentes fuera de Washington.

Warsh, de 47 años, es un banquero muy pulido y no se pierde en argumentos. Tampoco es economista de formación, como manda la tradición en la Fed. La última vez que la Fed estuvo dirigida por alguien que no fuera economista fue hace cuatro décadas, cuando Jimmy Carter nombró al abogado William Miller. Pero conoce las fuerzas que mueven el sistema financiero y tuvo en la Fed un papel relevante en la gestión de la crisis.

Cambio en la Fed

Warsh trabajó entre 1995 y 2002 para el banco de inversión Morgan Stanley, donde dirigió el departamento de fusiones y adquisiciones. Después fue asesor económico de la Casa Blanca, hasta que en 2006 fue elegido para cubrir una vacante en la Fed. Su mandato de gobernador venció en febrero. De estar bajo el ala de Yellen pasó a integrar el consejo que desde el sector privado asesoró a Trump en cuestiones económicas.

Powell, por su parte, está considerado como el caballo negro en la carrera por la presidencia de la Fed. Como Warsh y Cohn, tiene raíces muy profundas en Wall Street. Fue socio en el fondo de inversión Carlyle Group. También sirvió en el Departamento del Tesoro con el presidente George H. W. Bush, donde tuvo como responsabilidad la supervisión de la banca y los mercados de deuda, así como otras áreas que tienen que ver con el trabajo de la Fed.

Todavía es posible, en todo caso, que Yanet Yellen vuelva a ser propuesta por Donald Trump para un segundo mandato al frente de la Fed. La política de bajos tipos de interés le gusta al presidente de EE UU pese a que difieren en cuestiones relativas a la regulación bancaria. Pero el perfil de Kevin Warsh convence más a los republicanos que quieren un cambio en la Fed. Los otros que se citan son el economista John Taylor y el banquero John Allison.

La tradición manda que el nuevo presidente mantenga al elegido por su predecesor. Lo hizo Ronald Reagan con Paul Volcker, después Bill Clinton con Alan Greenspan y más recientemente Barack Obama con Ben Bernanke, aunque este último se lo pensó dos veces antes de nominarlo para un segundo mandato y así permitirle que terminara de estabilizar el sistema financiero tras la gran crisis. Janet Yellen está desmontando ese sustento.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon